Seleccionar página

Torturados en Abu Ghraib demandan a contratista militar 20 años después de invasión a Irak

Fuser News

12/04/2024
En abril de 2004, el mundo entero se conmocionó ante las imágenes de prisioneros torturados, vejados y humillados en la cárcel de Abu Ghraib, símbolo de las atrocidades cometidas por el ejército de Estados Unidos (EE.UU.) durante la invasión a Irak.
El 15 de abril iniciará el juicio contra la contratista militar CACI en el Tribunal de Distrito de EE.UU. en Alejandría (Virginia) y será la primera vez que los sobrevivientes de Abu Ghraib puedan presentar sus denuncias de tortura ante un jurado estadounidense.

K. Jiménez

En abril de 2004, el mundo entero se conmocionó ante las imágenes de prisioneros torturados, vejados y humillados en la cárcel de Abu Ghraib, símbolo de las atrocidades cometidas por el ejército de Estados Unidos (EE.UU.) durante la invasión a Irak.

El próximo lunes 15 de abril iniciará el juicio contra la contratista militar CACI en el Tribunal de Distrito de EE.UU. en Alejandría (Virginia) y será la primera vez que los sobrevivientes de Abu Ghraib puedan presentar sus denuncias de tortura ante un jurado estadounidense, dijo Baher Azmy, abogado del Centro para los Derechos Constitucionales que representa los demandantes.

La empresa militar con sede en Virginia repetidamente ha negado haber actuado mal y ha enfatizado en 16 años de litigio que sus empleados no abusaron de ninguno de los demandantes en el caso, informó AP.

Los demandantes en el juicio civil buscan responsabilizar a CACI por establecer las condiciones que propiciaron las tortura que sufrieron, citando evidencia en investigaciones gubernamentales de que los contratistas ordenaron a la policía militar que «ablandara» a los detenidos para sus interrogatorios.

El general retirado del ejército Antonio Taguba, quien dirigió una investigación sobre el escándalo de Abu Ghraib, se encuentra entre los que se espera que testifiquen. Su investigación concluyó que al menos un interrogador del CACI debería rendir cuentas por haber dado instrucciones a la policía militar para que estableciera condiciones para cometer abusos físicos.

Imágenes dantescas

Las imágenes publicadas en 2004 mostraban a prisioneros desnudos apilados en pirámides o arrastrados con correas. Otras, enseñaban a un soldado sonriendo y levantando el pulgar mientras posaba junto a un cadáver, o a detenidos amenazados con perros, o encapuchados y atados a cables eléctricos.

Los demandantes no pueden ser identificados claramente en ninguna de las infames imágenes, pero sus descripciones de los malos tratos son desconcertantes.

Suhail Al Shimari narró agresiones sexuales y palizas durante sus dos meses en prisión. También le aplicaron descargas eléctricas y lo arrastraron por la prisión con una cuerda atada al cuello. El ex reportero de Al-Jazeera Salah Al-Ejaili contó que fue sometido a posiciones estresantes que le provocaron vomitar un líquido negro. También lo privaron del sueño, lo obligaron a usar ropa interior femenina y lo amenazaron con perros.

Contratista evade responsabilidad

La CACI alega que el ejército estadounidense es la institución responsable de establecer las condiciones en Abu Ghraib y que sus empleados no estaban en condiciones de dar órdenes a los militares. En documentos judiciales, los abogados del grupo contratista han dicho que “todo el caso no es más que un intento de imponer responsabilidad a CACI PT porque su personal trabajó en una prisión en zona de guerra con un clima de actividad que apesta a algo asqueroso. La ley, sin embargo, no reconoce la culpabilidad por asociación con Abu Ghraib”.

El caso ha rebotado en los tribunales desde 2008, y CACI ha intentado su desestimación unas 20 veces. En 2021, la Corte Suprema de EE.UU. finalmente rechazó los esfuerzos de apelación de CACI y envió el caso nuevamente al tribunal de distrito para su juicio.

En uno de los argumentos de apelación de CACI, la empresa sostuvo que EE.UU. disfruta de inmunidad soberana contra las denuncias de tortura, y que CACI disfruta de inmunidad derivada como contratista que cumple las órdenes del gobierno.

Sin embargo, la jueza de distrito de EE.UU. Leonie Brinkema, determinó que el gobierno de EE.UU. no puede reclamar inmunidad cuando se trata de acusaciones que violan normas internacionales establecidas, como la tortura de prisioneros, por lo que, como resultado, la CACI no puede reclamar inmunidad derivada alguna.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies