Seleccionar página

¿Qué ha pasado con el avión venezolano retenido en Argentina? Copiloto iraní desmiente  al presidente Mario Abdo

Fuser News

07/07/2022
Copiloto iraní desmiente al presidente Mario Abdo
En un breve mensaje, la tripulación agregó que “el 747, desde que está en manos venezolanas, estuvo dos veces en Cuba, pero ellos nunca salieron del aeropuerto y, en esos vuelos, Khosraviragh no estaba”.

Luisana Castro

Al cumplirse el miércoles un mes de la llegada del Boeing 747 de la aerolínea venezolana Emtrasur con tripulación de Irán y Venezuela al aeropuerto Ezeiza, en Argentina, el copiloto-instructor iraní de la aeronave Mohammad Khosraviragh, desmintió la versión difundida por el presidente de Paraguay, Mario Abdo.

El mandatario paraguayo acusó a Khosraviragh,  de “haberse realizado hace más de una década en Cuba  una operación de alteración del rostro, supuestamente para borrar su paso por la guardia Al Quds, una especie de brigada oficial que es parte del ejército iraní”. Acusación que el copiloto-instructor niega categóricamente.

“Nunca en toda mi vida estuve en Cuba. Ni siquiera había estado en Latinoamérica antes de este viaje en el que pasamos por Venezuela, México y Buenos Aires. Nunca fui operado de nada. Ni de la cara, ni siquiera de apendicitis. No tengo una sola cicatriz y cualquiera puede ver que no tengo tampoco ninguna marca”, refiere un mensaje enviado por Khosraviragh al diario Página 12, por los tripulantes venezolanos del jumbo

Este señalamiento, forma parte del las acciones de la oposición argentina en contra de su mandatario Alberto Fernández, y del conflicto que mantiene Abdo con el expresidente Horacio Cartes, quienes utilizan la historia del Jumbo para tirarse misiles entre ellos.

En un breve mensaje, la tripulación agregó que “el 747, desde que está en manos venezolanas, estuvo dos veces en Cuba, pero ellos nunca salieron del aeropuerto y, en esos vuelos, Khosraviragh no estaba”.

Afirman que desde entonces, el piloto-instructor sólo formó parte de la tripulación en los viajes desde “Teherán a Caracas, de allí a Surinam, de regreso a Caracas, luego a México a cargar las autopartes de Volkswagen y el último vuelo a Buenos Aires, con escala para cargar combustible barato en Caracas”.

Fuentes de inteligencia consideran que lo del cambio de cara es descabellado, no hay antecedentes de que se haya hecho en ningún lado. Sí, en cambio, hay antecedentes de operaciones de cambio de huellas digitales. No se entiende tampoco por qué alguien se sometería a semejante operación en Cuba y no en Irán.

Sin prueba de delitos

El Boeing 747 prácticamente secuestrado por las autoridades argentinas permanece detenido en el Ezeiza, por “sospechas” sobre el perfil de sus 19 tripulantes -5 de ellos iraníes-, en un nuevo episodio que demuestra que la extraterritorialidad de Estados Unidos (EE.UU.) no conoce límites.

Ante este hecho, el propio ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, declaró que al momento de ingresar al país, no existían alertas rojas de Interpol ni ningún tipo de medida similar en contra de ninguno de los tripulantes, tal como ocurrió en el momento de la detención ilegal y posterior secuestro del Enviado Especial de Venezuela Alex Saab.

Un elemento que pareció “extraño” a las autoridades argentinas fue la coincidencia del nombre de uno de los tripulantes, Gholamreza Ghasemi, con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, hecho que fue inmediatamente descartado.

Por su parte, el presidente de Argentina, Alberto Fernández,  acusó a la oposición de querer mostrar “algo que no es” vinculando con el terrorismo al avión de la aerolínea Emtrasur con tripulación iraní y venezolana, por lo que afirmó que no existe “ninguna irregularidad”.

Según  dijo el Jefe de Estado, el problema con el aparato se limita a las dificultades para abastecer combustible debido a las sanciones estadounidenses que pesan sobre Venezuela e Irán, actual y antiguo propietario de la aeronave.

Venezuela denunció ante la comunidad aeronáutica internacional el riesgo que implicó la revocación del permiso de sobrevuelo. Además, alertaron que esta situación pudo ocasionar una tragedia, pérdidas humanas y daños para ambas naciones.

Mientras tanto, la aeronave y sus 19 tripulantes siguen retenidos en el país, en el hotel Canning Plaza, en la causa judicial que llevan adelante la fiscal Cecilia Incardona y el juez Federico Villena, quienes no hay identificado ningún delito. En el avión no se encontró nada, pese a que se realizaron dos inspecciones, una ilegal, sin orden judicial y una legal.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias