Seleccionar página

¿Por qué retiran 7 cargos contra Saab?

Fuser News

03/11/2021
Para comenzar, vale recapitular y enfatizar que entre Cabo Verde y Estados Unidos (EE.UU.) no existe un convenio de extradición y que Alex Saab fue objeto de una detención arbitraria en el país africano, constituyéndose así el primer secuestro contra el diplomático venezolano.

Por: Johan Pérez | @MarxistaJohan

Que se haya solicitado a la fiscalía desestimar 7 cargos contra Alex Saab demuestra varias cosas y para ello hay que revisar cómo se han dado los acontecimientos en los últimos días desde que el diplomático venezolano fue violentamente extraído de Cabo Verde.

Para comenzar, vale recapitular y enfatizar que entre Cabo Verde y Estados Unidos (EE.UU.) no existe un convenio de extradición y que Alex Saab fue objeto de una detención arbitraria en el país africano, constituyéndose así el primer secuestro contra el diplomático venezolano.

Esta acción se traduce en una agresión flagrante contra la República Bolivariana de Venezuela y su pueblo, porque Alex Saab, como enviado especial humanitario y agente antibloqueo, se encargaba de procurar alimentos, medicamentos y combustible para nuestro país frente al bloqueo inhumano estadounidense, consentido por la canalla mediática y la oposición extremista.

Para el año 2019 fue el mismo Departamento del Tesoro el que, de forma unilateral, emitió un comunicado asegurando, sin presentar ninguna prueba, que Alex Saab era parte de una “vasta red de corrupción” y que había lavado dinero a través de los Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) y la construcción de viviendas.

Por una parte se desprende el hecho de que todas esas afirmaciones se basaban en los enunciados de un portal web llamado Armando.Info, que, con eufemismos y retoricas baratas, tildaron a Alex Saab y al Gobierno venezolano de “corruptos”, afirmando que había un sobreprecio en la compra de alimentos a nuestro país y descontextualizando el impacto de las medidas coercitivas y represivas que EE.UU. y sus aliados aplicaban contra Venezuela

Por otro lado, surgen las investigaciones hechas en Ecuador de un supuesto fraude en materia de viviendas, que dieron un fallo en favor del fondo global de construcciones, que era la empresa encargada de impulsar la construcción de viviendas en nuestro país.

También hay que agregar que hasta el mismo  Gerardo Reyes ha aceptado que Alex Saab fue investigado en Ecuador y que no hubo elementos suficientes para condenar o sancionar a la empresa.

En estos dos puntos aclarados anteriormente hay que agregar que en el caso de México, el subprocurador Alonso Israel Lira nunca abrió una investigación seria contra las compañías que importaban alimentos y que dichos insumos fueron despachados hacia Venezuela y más que un procedimiento legal era una campaña de satanización impulsada por el equipo de Armando.Info.

Más adelante se desató un escándalo, luego de que el subprocurador hubiese solicitado dinero para presuntamente enviar a la Agencia de la ONU para Refugiados (Acnur), la nueva administración de Procuraduría General de México manifestó ante la prensa que dicho dinero debía llegar a la Procuraduría y no a la Acnur.

Pero, retomando el caso de Ecuador, también vale decir que el fiscal que se encargaba de llevar la investigación, Galo Chiriboga, realizó una pesquisa en las oficinas del Fondo Global de Construcciones sin una orden judicial e irrespetando los procedimientos sobre los cuales se rige la fiscalía ecuatoriana. No conforme con ello, el funcionario se vio implicado en una estafa hacia una pareja alemana, además de tener una empresa en un paraíso fiscal en Panamá.

Llama mucho la atención que un funcionario con competencias en materia penal sea dueño de empresas en paraísos fiscales, dejando bastante que desear el hecho de que usen para las investigaciones contra Alex Saab a un fiscal estafador.

Es muy notorio que no existen elementos que den la sustentabilidad necesaria para acusar a Alex Saab por lavado de dinero y fue el mismo gobierno de EE.UU. que, aceptando implícitamente que el procedimiento contra Saab era írrito, ofreció retirar 7 cargos por este delito cuando el diplomático venezolano se encontraba aislado en Cabo Verde y era torturado periódicamente en ese país.

Mientras Saab estaba en Cabo Verde, la fiscalía del Distrito Sur de Florida envió una orden de arresto pasado más de un año de su detención ilegal y arbitraria (primer secuestro), pero la misma llegó a nombre de otra persona, demostrando de nuevo que no había ningún tipo de regularidad en este procedimiento que han tratado de vender ante la opinión pública como legal y en contraparte se basa en demandas políticas de EE.UU.

Es de recordar que la misma fiscalía pidió dos veces prórroga para las audiencias contra Alex Saab, alegando no estar bien empapados del caso y que por ello ameritaban de más tiempo, cuando anteriormente hasta la misma prensa de Miami aseguraba, según sus “fuentes”, que ya ese caso estaba casi definido, lo que causo sorpresa e inconformidad en algunos.

Con eso se constató que las supuestas pruebas contra Alex Saab estaban basadas en presunciones, conjeturas y en artificios que no gozaban de legalidad.

Una vez consumada la extracción y segundo secuestro de Alex Saab, el 16 de octubre de 2021, los medios de desinformación activaron sus mecanismos de difusión ampliando la matriz de que a Alex Saab se le había llevado ante la justicia de EE.UU. por lavar activos, intoxicando la red de informaciones basadas en suposiciones, presunciones y emplazando a los jueces antes de que el diplomático venezolano fuese presentado ante el John O’Sullivan.

En una oportunidad, este juez afirmó abiertamente que había que perseguir a todo aquel que intentara evadir las inhumanas sanciones impuestas por el imperialismo norteamericano, construyendo con esto una posición parcializada e inclinando la balanza en favor de la infamia y la injuria.

Sobre este contexto es que Alex Saab se enfrenta actualmente a un grupo de gendarmes que se han querido vender como referentes en materia de justicia, al tiempo que le han coartado al diplomático venezolano el derecho a reunirse con su abogado. Ahora desestiman siete cargos de lavado de dinero por no tener ninguna base sólida y como dijo Marshall Billingslea, ellos se habían basado en las publicaciones de periodistas como Carla Angola para sancionar a Saab e iniciar este proceso, mediocre, írrito, ilegal y putrefacto que opaca aún más la imagen de un país que se vende como referente mundial.

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias