Seleccionar página

Papa Francisco considera que «ser homosexual no es un delito»

Fuser News

25/01/2023
Papa Francisco considera que "ser homosexual no es un delito"
El sumo pontífice atribuyó esas actitudes a contextos culturales que los obispos en particular deben pasar por un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos.

Castro

El papa Francisco criticó las leyes que criminalizan la homosexualidad, por considerar que son “injustas”, mientras se refirió a esta condición como un “pecado”.

Sin embargo, señaló que Dios ama a todos sus hijos tal y como son y pidió a los obispos católicos que apoyan esas leyes que acojan a las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBTQ) en la Iglesia.

Durante una entrevista ofrecida a la agencia The Associated Press, Francisco indicó que «la homosexualidad no es un delito» y reconoció que los obispos católicos en algunas partes del mundo apoyan las leyes que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad LGTBQ.

El sumo pontífice atribuyó esas actitudes a contextos culturales que los obispos en particular deben pasar por un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos.

“También el obispo tiene un proceso de conversión”, aseveró, al tiempo que exhortó a mostrar “ternura, como la tiene Dios con cada uno de nosotros”.

Relaciones penalizadas

En todo el mundo, alrededor de unos 67 países penalizan las relaciones sexuales consensuadas entre personas del mismo sexo y 11 de ellos pueden aplicar o aplican la pena de muerte, según The Human Dignity Trust, que trabaja para acabar con esas leyes.

Los expertos señalan que incluso cuando las leyes no se aplican, contribuyen al acoso, la estigmatización y la violencia contra las personas LGBTQ.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido de forma reiterada que se abandonen las leyes que penalizan la homosexualidad y afirma que violan los derechos a la privacidad ya la libertad ante la discriminación.

Normas «injustas»

En la entrevista con el medio, Francisco declaró esas normas como “injustas” y dijo que la Iglesia católica puede y debe trabajar para ponerles fin. “Tienen que hacerlo, tienen que hacerlo”, dijo. En este sentido, citó el catequismo de la Iglesia católica para señalar que los homosexuales deben ser recibidos y respetados, y no deben verse marginados ni discriminados.

“Somos todos hijos de Dios y Dios nos quiere como estamos y con la fuerza que luchamos cada uno por nuestra dignidad”, dijo Francisco.

Recordó que en lo referente a la homosexualidad, debe distinguirse entre el delito y el pecado. “El ser homosexual no es un delito”, dijo. “No es un delito. Sí, pero es pecado. Bueno, primero distinguimos pecado por delito. Pero también es pecado la falta de caridad con el prójimo”.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias