Seleccionar página

Los objetivos del imperialismo | Por: Johan Pérez @MarxistaJohan

Fuser News

26/10/2021
Las persecuciones arbitrarias y políticas encabezadas por Estados Unidos (EE.UU.) son prácticas que por mucho tiempo ha desarrollado esta nación contra personas países o instituciones que se oponen a sus deseos de dominar el mundo de forma unilateral, sin el debido respeto de las leyes, tratados y convenios internacionales.

Las persecuciones arbitrarias y políticas encabezadas por Estados Unidos (EE.UU.) son prácticas que por mucho tiempo ha desarrollado esta nación contra personas países o instituciones que se oponen a sus deseos de dominar el mundo de forma unilateral, sin el debido respeto de las leyes, tratados y convenios internacionales.

Recientemente, EE.UU. secuestró al diplomático venezolano Alex Saab, al quien le han atribuido una serie de delitos de los cuales aún no ha mostrado una sola prueba, debido a la labor que Alex Saab cumplió para sortear las medidas coercitivas de Estados Unidos en beneficio del pueblo venezolano.

Los delitos que se le imputan son los de lavado de dinero a pesar de que ya se desarrolló una investigación en Suiza de la cual fue absuelto.

Al igual que ocurre con Alex Saab, EE.UU. ha emprendido persecuciones con basamentos débiles contra otras personas en el pasado.

Ricardo Asch

Ricardo Asch, médico argentino pionero en reproducción asistida. Antes de ganar el Pulitzer en 1996, salió de EEUU donde realizaba sus investigaciones y aunque en 1990 pesaba sobre él una acusación por fraude postal sin embargo la prensa sensacionalista se encargó de hacer lo propio y se atribuyeron el papel de inquisidores para dañar la imagen de Asch y sus compañeros, quienes por años vivieron en Estados Unidos y generaron aportes muy valiosos en el campo de las investigaciones para la fertilidad.

En el año 1995 se destapó un escándalo en el cual se vio implicado Ricardo Asch, quien presuntamente utilizaba los óvulos de sus pacientes para ser usados en otras mujeres de acuerdo a técnicas de fertilidad avanzadas. Sin embargo, fue hasta el año 1996 cuando realmente la justicia estadounidense le formuló acusaciones por fraude postal y otros delitos.

Estando Asch en territorio argentino, fue solicitado en extradición para luego ser llevado ante la justicia norteamericana, a pesar de que mientras estuvo dentro del territorio norteamericano no había sido acusado formalmente de ningún delito.

Las autoridades argentinas aplicaron su detención preventiva y lo llevaron a juicio. Aunque su caso fue exonerado en Argentina, Estados Unidos desconoció la sentencia de la justicia del país austral por considerar que no era de la incumbencia del país de origen.

Si hacemos un análisis de las particularidades y la forma cómo se ejecutó la acusación de este y cómo se manejó su caso, podemos constatar la similitud en el manejo turbio del caso del diplomático venezolano Alex Saab, quien llevando más de 30 años fuera de territorio norteamericano, fue acusado por lavado de dinero sin presentarse una sola prueba contundente de este hecho.

http://www.draschlegal.com/cruzandolalinea.html

Cabo Verde bajo la dominación extranjera con el secuestro y la entrega de Alex Saab

Por otro lado, las acusaciones contra Alex Saab son extemporáneas al igual que la orden de interpol ante un país que no posee convenio con Estados Unidos (Cabo Verde). Es decir, estamos ante una serie de omisiones y de violaciones flagrantes a los tratados, convenios internacionales y principios del derecho que demuestran que lo que se teje contra el diplomático es una operación terrorista donde cualquier persona puede ser extraída de cualquier territorio por EE.UU., imponiendo su unilateralismo.

Estas prácticas se asemejan al plan que se aplicó en Latinoamérica a mediados de la década de las 60 llamada “Operación Condor” donde incluso se asesinaron diplomáticos por el hecho de ser blanco de Estados Unidos, ya que sus actuaciones no coincidían con sus intereses.

Otra de las particularidades que pesan sobre el ataque al médico argentino es que la prensa también trabajó en el asesinato moral y la destrucción de su imagen, haciéndolo ver como un delincuente, siendo esta una práctica que se ha repetido con el caso de Alex Saab, en el que una serie de eufemismos y mentiras infundadas han querido dar una mala imagen aplicándose lo que llamamos “técnicas de inquisición periodística” para perjudicar su imagen y permitir su “judicialización” de cualquier manera.

Julian Assange

Podemos citar también el caso de Julian Assange, quien fue declarado como un agente peligroso para EE.UU. y de acuerdo a esa premisa mediocre ha emprendido su persecución en su contra.

A través de Wikileaks, Assange filtró una enorme cantidad de datos que fueron publicados y generaron mucho rechazo e indignación ante la opinión pública, ya que en dicho material se determinaban las operaciones terroristas que protagonizaron los funcionarios estadounidenses en el Medio Oriente.

Por su parte, Estados Unidos ha calificado esta tarea como espionaje y pone en riesgo la seguridad de ese país y aunque se mantenga detenido en Londres, son muchas las manifestaciones en defensa de Assange.

Juicio contra EE.UU. por la guerra del terror y la persecución de Assange

En ese sentido, Amnistía Internacional ha declarado que “esta actividad es un reflejo del trabajo que de forma habitual realizan los periodistas de investigación en el ejercicio de su profesión, y no debería castigarse”.

Además de ello la misma señala que “se opone a cualquier posibilidad de que Julian Assange sea extraditado o trasladado de cualquier otra forma a EEUU, donde estaría seriamente expuesto a sufrir violaciones de los derechos humanos, incluidas unas posibles condiciones de detención que podrían equivaler a la tortura o los malos tratos, como la reclusión prolongada en solitario”

https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/eeuu-assange-libertad-feb20/

Estas declaraciones por parte de Amnistía Internacional contrastan con las torturas hacia el diplomático venezolano en Cabo Verde para aceptar su extradición voluntaria. Recientemente Camila Fabbri, esposa de Alex Saab, ha declarado a la prensa que a Saab “le cortaron las muñecas, le partieron tres dientes, le quitaban todos los papeles para leer. Era una continua violencia siempre”.

Camilla Fabri Saab: A mi esposo lo han torturado psicológicamente desde el primer día

Katherine Gun

Otro de los casos en los cuales Estados Unidos quiso realizar una persecución por intereses geopolíticos fue el caso de Katherine Gun, una traductora de origen británico que desclasificó un documento según el cual EE.UU., a través de Frank Koza, solicitaba instalar micrófonos en las oficinas de Naciones Unidas de seis países: Angola, Bulgaria, Camerún, Chile, Guinea y Pakistán, debido a que estaban indecisas con aprobar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para autorizar la invasión a Irak.

La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU no autorizó el uso de la fuerza en Irak, sin embargo, el 17 de mayo del año 2003 (dos días antes de iniciarse la invasión de Irak) el presidente George Bush afirmaba durante un discurso televisado que “El Consejo de Seguridad no se comporta según sus responsabilidades. Entonces, debemos hacerlo nosotros”.

Katherine Gun fue arrestada y acusada de incumplimiento de la Ley de Secretos Oficiales. Vale la pena recalcar que el fundamento sobre el cual Estados Unidos estimo una acusación contra Gun fue por violar la confidencialidad de ese país invadir otra nación y causar una serie de muertes y calamidades que aún se mantienen en el recuerdo de muchas personas. Del mismo modo que en la actualidad, las acusaciones contra Alex Saab se basan principalmente en burlar, esquivar o “violar” las agresiones unilaterales y coercitivas aplicadas por Estados Unidos contra Venezuela, privándola de acceder al comercio internacional y satisfacer las necesidades de su pueblo.

Es una paradoja que se considere un crimen neutralizar o impedir la realización de otros bajo un falso esquema de defender democracias o derechos humanos cuando en la historia mundial se ha demostrado que Estados Unidos es el principal actor y promotor del terrorismo y los crímenes de lesa humanidad.

Para el 25 de Febrero del año 2004 las acusaciones contra Katherine Gun fueron retiradas en vista de que la fiscalía no ofreció pruebas para sustentar las acusaciones.

https://elpais.com/internacional/2004/02/25/actualidad/1077663609_850215.html

Edward Snowden

Otro de los objetivos de Estados Unidos es Edward Snowden, quien desclasificó una serie de documentos de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), en los cuales se utilizaban diversos programas y algoritmos para vigilar a la ciudadanía estadounidense, así como tener estructurada una red de espionaje a nivel mundial. Estos materiales fueron entregados a The Guardian y The Washington Post, donde fueron publicados desde el año 2013.

En la actualidad se sabe que Snowden se encuentra en condición de asilado en Rusia y sobre él pesan acusaciones por violar la seguridad nacional de EE.UU. Al respecto, Snowden afirmaba en una entrevista a El País que “Lo que yo hice es muy peligroso. Durante mucho tiempo he aceptado los riesgos que conllevaba. No tengo miedo de correr peligro por dar a conocer algo en lo que creo”.

¿Edad de Oro o colapso? Opciones ante posible desaparición de las RRSS

En el año 2019 Snowden publicó un libro llamado “Vigilancia Permanente” en el cual relata cómo se construyó la mayor red de vigilancia mundial y las razones que lo llevaron a mostrar al mundo los proyectos del gobierno estadounidense, entendiendo las consecuencias que traería publicar lo que hoy conocemos. “La lucha por el derecho a la intimidad es la nueva lucha por nuestra libertad”, señala Snowden en su libro con el cual el mismo se ha consagrado como activista por el derecho a la privacidad que tienen las personas.

https://www.abc.es/cultura/libros/abci-edward-snowden-explica-libro-como-y-realizo-mayor-filtracion-inteligencia-historia-201909170153_noticia.html

Alex Saab: objetivo codiciado de EE.UU.

Si revisamos cada una de las persecuciones, se notan muchas semejanzas de cómo el gobierno norteamericano usa campañas de desinformación contra sus objetivos para cambiar la percepción de la opinión pública, para luego llevarlos ante la justicia norteamericana y dictaminar sentencia sin el respeto al debido proceso.

En el caso de Alex Saab ha sucedido lo mismo desde su detención arbitraria e ilegal en Cabo Verde. No hubo orden de detención ni alerta roja de Interpol, la última aparece un día después de su detención, Nunca hubo respeto al debido proceso, se violó la inmunidad diplomática del mismo.

Si Cabo Verde no quería reconocer dicho estatus, lo único que debía hacer era declararlo persona non grata y pedirle que se retirara del archipiélago; al contrario, se consumó una detención arbitraria para más tarde someter a Saab a torturas con el fin de que aceptara una extradición hacia Estados Unidos desde Cabo Verde, a sabiendas de que ambos países no tienen tratado de extradición.

Son muchas las irregularidades cometidas contra el diplomático y en consecuencia estas se determinan como una agresión contra la República Bolivariana de Venezuela; por tal razón y viendo cómo opera el gobierno de EE.UU. en la creación y aplicación de operaciones terroristas, sería absurdo pensar que Saab tendrá un juicio justo, ya que este país no respeta el derecho al debido proceso.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias