Seleccionar página

Lasso deroga estado de excepción mientras Parlamento ecuatoriano evalúa su destitución

Fuser News

26/06/2022
Para lograr la destitución del presidente, un mecanismo constitucional que obliga a realizar elecciones anticipadas tanto presidenciales como legislativas, se requieren de 92 de los 137 votos que tiene la Asamblea Nacional.

En la noche de este sábado, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, derogó el estado de excepción que había sido decretado en 6 provincias en un intento de acallar las protestas contra su gobierno, mientras la Asamblea Nacional evalúa su destitución por el manejo de la crisis política.

El decreto firmado por el Ejecutivo, citado por Sputnik, declara «la terminación del estado de excepción por grave conmoción interna en las provincias de Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Pastaza e Imbabura».

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, el mandatario ecuatoriano afirmó que esta decisión de levantar el estado de conmoción «se tomó sin ningún otro propósito que no sea mantener la paz y la tranquilidad del pueblo ecuatoriano».

Lasso añadió que esta medida representa la disposición de generar espacios de paz en los cuales los ecuatorianos puedan retomar paulatinamente sus actividades.

Primer acercamiento

El estado de excepción ha sido derogado al cumplirse el día número 13 de protestas, en medio de un primer acercamiento al diálogo entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), con la mediación del presidente del Congreso, Virgilio Saquicela.

Al respecto, el legislador expresó su aspiración de «que esos acercamientos puedan cristalizarse por el bien del país».

El primer encuentro entre las partes contó con la presencia del ministro de Gobierno, Francisco Jiménez y el canciller, Juan Carlos Holguín, y por el movimiento indígena el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, quien ha sido acusado por Lasso de querer «derrocarlo».

Derechos humanos y represión

Según organizaciones de derechos humanos de Ecuador, las jornadas de protesta han dejado cuatro fallecidos (algunos medios llevan la cifra a seis) y casi 200 heridos, mientras desde el Ejecutivo se ha justificado el estado de excepción como medida «para mantener el orden y recuperar la paz», en palabras del propio presidente.

Además, el gobernante hizo un llamado a incrementar el uso progresivo de la fuerza y agradeció «a toda la fuerza pública que durante estas dos semanas han defendido heroicamente a los ecuatorianos y protegido los espacios ciudadanos», escribió en su cuenta de Twitter.

Pedido de destitución

Para lograr la destitución del presidente, un mecanismo constitucional que obliga a realizar elecciones anticipadas tanto presidenciales como legislativas, se requieren de 92 de los 137 votos que tiene la Asamblea Nacional.

La Bancada Unión por la Esperanza (UNES) tiene 47 legisladores, pero a ellos podrían unirse 25 del bloque Pachakutik, el brazo político de la Conaie, 1 de la Izquierda Democrática (centro) y 2 legisladores independientes.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias