Seleccionar página

¿La Unión Africana podrá resolver el conflicto en Etiopía?

Fuser News

16/11/2021
Los analistas destacan la importancia del bloque continental para desactivar la situación de deterioro, pero advierten que se encuentra en una posición delicada y debe actuar con rapidez.

Karen Jiménez

Redacción Fuser News con información de Al Jazeera

Luego de más de un año de guerra en Etiopía, la Unión Africana (UA) ha liderado un renovado impulso internacional para poner fin a las hostilidades y evitar el descenso a una » guerra civil cada vez mayor» que podría desestabilizar aún más la región en general.

El bloque continental había designado desde el principio a tres ex presidentes: Joaquim Chissano de Mozambique, Ellen Johnson Sirleaf de Liberia y Kgalema Motlanthe de Sudáfrica, como enviados para mediar en el conflicto que estalló en noviembre de 2020 entre el gobierno federal y las fuerzas leales al Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF) en la región norte de Tigray.

El nombramiento de los funcionarios de alto perfil fue bien recibido por el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien lo llamó una «iniciativa para la paz», sin que hasta ahora se haya logrado un gran avance.

Nuevo enviado especial

En agosto, la UA nombró al expresidente nigeriano Olesegun Obasanjo como enviado especial para el Cuerno de África con la esperanza de que tuviera más suerte en llegar a un acuerdo entre las partes en conflicto.

Luego de reuniones con el gobierno y los líderes de Tigray, Obasanjo dijo que tenía la esperanza de que el diálogo pudiera poner fin a la violencia que en los últimos meses se ha extendido más allá de Tigray, hacia la capital del país.

«No hay una solución militar para el conflicto y la victoria en el campo de batalla no puede garantizar la estabilidad política en Etiopía», dijo Obasanjo en un comunicado, haciendo un llamamiento a todas las partes para que detengan sus ofensivas militares.

Posición delicada

Ahmed Soliman, investigador del Cuerno de África en Chatham House, ha declarado que tanto la UA como los vecinos de Etiopía «tienen un papel importante que desempeñar en la mediación entre las partes del conflicto y llevarlas hacia un alto el fuego y el diálogo».

Sin embargo, señaló que el bloque panafricano «se encuentra en una posición delicada dado que tiene su sede en Addis Abeba y que la toma de decisiones requiere una coalición de personas que estén dispuestas».

Soliman dijo que el organismo regional, la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), también ha pedido un alto el fuego, pero «está paralizado en su capacidad de actuar».

«Esto se debe a que el presidente actual, Sudán, está en crisis debido al reciente golpe militar, mientras que sus relaciones bilaterales con Addis Abeba se han deteriorado significativamente, lo que significa que no puede intervenir», agregó Soliman.

Desplazamientos y hambruna

Las fuerzas de Tigrayan y los combatientes oromo aliados han anunciado una serie de victorias en el campo de batalla en las últimas semanas, pero el gobierno central los acusa de exagerar sus triunfos e insiste en que el conflicto «no llegará a la capital».

Un apagón de comunicaciones y las restricciones en el acceso de los periodistas en gran parte del norte de Etiopía han hecho que las afirmaciones de ambos lados sean difíciles de verificar.

Los grupos de derechos humanos han acusado a ambos lados de atrocidades en un conflicto que ha desplazado a millones de personas y ha dejado a cientos de miles en condiciones de hambruna, según la ONU.

 

 

 

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias