Seleccionar página

Investigación genética libera a mujer australiana condenada por la muerte de sus hijos

Fuser News

06/06/2023
Investigación genética libera a mujer australiana condenada por la muerte de sus hijos
El equipo de abogados resaltó en la investigación de 2022 la "inverosimilitud fundamental" de que cuatro niños de una misma familia murieran por causas naturales antes de los dos años.

R. Vásquez

Kathleen Folbigg, una mujer apodada como «la peor asesina en serie de Australia», quedó en libertad luego de cumplir 20 años en prisión por el supuesto asesinato de sus cuatro hijos entre 1.989 y 1.999.

Tras una investigación genética, la justicia australiana indultó a Folbigg, declarada por un jurado como culpable de asfixiar a los niños Caleb y Patrick y a las niñas Sarah y Laura, en lo que ha sido descrito como uno de los fiascos más grandes de la justicia australiana, de acuerdo con la prensa internacional.

En la pesquisa dirigida por el juez jubilado Tom Bathurst, los fiscales aceptaron nuevos hallazgos sobre mutaciones genéticas que revelaron que los infantes pudieron haber muerto de forma natural.

El fiscal general de Nueva Gales del Sur, Michael Daley, anunció este lunes que Bathurst había llegado a la «opinión firme» de que había dudas razonables sobre la culpabilidad de Folbigg, que derivó en la firma del indulto por parte del gobernador de Nueva Gales del Sur que otorgó la liberación inmediata de la acusada.

El equipo de abogados resaltó en la investigación de 2022 la «inverosimilitud fundamental» de que cuatro niños de una misma familia murieran por causas naturales antes de los dos años.

«Ha sido un calvario de 20 años para ella…le deseo paz», manifestó Daley, quien agregó que sus pensamientos estaban también con Craig Folbigg, el padre de los niños fallecidos.

Antecedentes

Kathleen Folbigg, quien siempre defendió su inocencia, fue condenada en 2003 a 25 años de cárcel por el asesinato de tres de sus hijos y el homicidio involuntario de su primer hijo, Caleb.

Apelaciones anteriores y una investigación separada del caso en 2019 no encontraron motivos suficientes para dudar sobre la sentencia y proporcionaron más peso a la evidencia circunstancial presentada en el juicio original, refiere la cadena BBC. No obstante, en el juicio no se presentaron evidencias físicas de asfixia o lesiones a los niños.

En esta última investigación que otorgó la libertad a la madre condenada, los expertos señalaron que sería poco probable que los cuatro niños pudieran ser asfixiados sin dejar rastro.

La evidencia clave fue presentada por un equipo de inmunólogos que encontró que las niñas Sarah y Laura, compartían una mutación genética, llamada CALM2 G114R, que puede causar muerte cardíaca repentina.

También hubo pruebas de que sus hijos, Caleb y Patrick, tenían una mutación genética diferente, relacionada con una epilepsia de inicio repentino en ratones.

Secuencia genética e indulto

«La inusual secuencia genética fue inmediatamente evidente en el ADN de Folbigg, incluso antes de que se analizaran las muestras de los niños», detalló la profesora Carola Vinuesa, quien lideró el equipo de investigación de la Universidad Nacional Australiana y precisó que sólo hay 134 casos conocidos en todo el mundo de la enfermedad cardíaca potencialmente mortal relacionada con esta mutación genética.

Vinuesa describió la decisión de indultar a Folbigg como un «momento hermoso» que podría ofrecer esperanza a otras mujeres en situaciones similares. Sin embargo, el indulto no anula las condenas de Folbigg, quien podría demandar al gobierno por millones de dólares en compensación, dijo el fiscal Daley.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies