Seleccionar página

«Guerra del agua» en Burkina Faso afecta a más de medio millón de personas

Fuser News

04/05/2022
Burkina-Faso-guerra-agua-ONG
La urbe más afectada es la ciudad septentrional de Djibo, en la región del Sahel, donde actualmente los residentes disponen de menos de tres litros de agua al día para cubrir todas sus necesidades.

Organizaciones no gubernamentales (ONG) de Burkina Faso denunciaron que los grupos armados del país han dinamitado varios puntos de abastecimiento de agua, afectando a una población de 290.000 personas en medio de una sequía que afecta a gran parte de está nación africana.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) reunió un informe, junto a otras trece ONG, el cual advierte que unas 290.000 personas en el país sufrieron ataques directos a instalaciones de agua, mientras que el número total de personas indirectamente afectadas se eleva a 520.000.

Las ONG calificaron estos ataques como la “guerra del agua” y advirtieron sobre “un grave impacto en millones de civiles vulnerables, que no tiene precedente en la nación”.

“Interrumpir el acceso de los civiles al agua ya no es un subproducto principal de conflicto; se ha convertido en un arma de guerra y marca un nuevo y despreciable giro en la violencia”, condenaron.

Los grupos armados atentan contra el suministro del vital líquido con ataques directos a los camiones cisterna, redes de tuberías, contaminaciones deliberadas de los cursos hídricos, hasta sabotajes de los generadores de la red pública de agua.

La urbe más afectada es la ciudad septentrional de Djibo, en la región del Sahel, donde actualmente los residentes disponen de menos de tres litros de agua al día para cubrir todas sus necesidades, incluyendo beber, la higiene personal y la preparación de alimentos.

Por su parte, las ONG indican en su informe que las personas al dirigirse a los pocos puntos de abastecimiento de agua también se exponen a sufrir violencia, intimidación y amenazas por parte de los grupos armados.

La nación africana vive una etapa de inestabilidad política desde enero de 2022, cuando un golpe de Estado depuso al presidente Roch Marc Christian Kaboré y estableció una junta militar. Esto se suma a un deterioro en la seguridad ciudadana por los ataques de fundamentalistas religiosos asociados a grupos terroristas como Al Qaeda y el Estado Islámico, generando el desplazamiento interno de miles de personas desde el 2015.

 

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias