Seleccionar página

Geraldina Colotti: Caso de Alex Saab es político y una advertencia

Fuser News

26/12/2022
Colotti refiere que la historia de Saab pone de relieve la contradicción entre la legitimidad de los derechos y la legalidad de quienes los pisotean en aras de sus propios intereses.

Meleán

En entrevista realizada por Resumen Latinoamericano, la corresponsal italiana de esta plataforma multimedia, Geraldina Colotti, expresó que el caso del diplomático venezolano Alex Saab es una advertencia y una oportunidad que aprovecha el imperialismo para elevar el umbral de la barbarie impuesto a los pueblos, como ocurre en las guerras de nuevo tipo.

Explicó que se empieza “sancionando” a los gobiernos, grupos y pueblos convertidos en “indefendibles”, pero que luego se convierte en norma general. “Lo que le pasó a Saab podría pasarle a otros mañana, incluso a aquellos que no vieron el peligro pensando que solo los ‘antipáticos’ estaban en el punto de mira imperial. No olvidemos que, en este caso como en el de las sanciones contra Rusia, se ha pisoteado el derecho mismo a comerciar, santificado por el mercado capitalista”, ejemplificó.

La corresponsal de Resumen Latinoamericano recordó que en plena pandemia, cuando a Venezuela le quedaban pocos días de autonomía energética producto de las “sanciones”, Estados Unidos hizo llegar al enviado especial de Venezuela, Alex Saab, quien estaba trabajando para romper el cerco, el siguiente mensaje: suspenda su actividad por dos o tres meses, porque la economía venezolana está a punto de colapsar, y lo dejamos en paz. “Pero el no aceptó, y la respuesta fue el secuestro en la isla de Cabo Verde, al que siguieron torturas y un segundo secuestro un año después, en vísperas de las elecciones que habrían dado la victoria a la izquierda caboverdiana, cuyos candidatos habían prometido respetar el derecho internacional”, agregó.

La también analista política italiana detalló que el asunto con el diplomático venezolano es esclarecedor desde varios puntos de vista. “Nos permite resaltar los paradigmas sobre los que se construyen las mentiras y falsificaciones que, en lo que respecta a Italia, se basan en los mecanismos que se afianzaron tras la caída de la Unión Soviética y en la ausencia de balance tras la derrota del gran ciclo de lucha de los años setenta del siglo pasado”, agregó.

Indicó que a falta de una memoria histórica que permita reivindicar el derecho de las clases populares a rebelarse contra el enemigo común, se pinta un mundo al revés en el que quien oprime se presenta como oprimido y viceversa: al punto de votar resoluciones para equiparar el nazismo con el comunismo, como sucedió en el Parlamento Europeo.

“Una ‘confusión’ que vimos en la época de las guarimbas en Venezuela y que vemos ahora con el ‘pacifismo de guerra’ respecto al conflicto en Ucrania. El peligro que viene de Italia, donde la izquierda ya no ha sido una barrera contra las políticas neoliberales y el modelo capitalista, es, en este caso, sobre todo ideológico. Un ejemplo de ello es la forma en que la información dominante ha tratado el caso de Camilla Fabri Saab, la joven esposa italiana del diplomático venezolano. Todos los estereotipos sexistas fueron utilizados contra ella para demoler su imagen, y para fundamentar la andanada de falsas acusaciones contra Alex Saab, todas las cuales cayeron luego, y solo queda la de ‘conspiración’: una acusación política, porque es un caso político”, ahondó la periodista.

Caso para la reflexión

Colotti argumentó que el caso del Enviado Especial de Venezuela ante Irán invita a reflexionar sobre el grado de ilegalidad impuesto a nivel mundial por el imperialismo, que si bien impone sus propias normas y esquemas a los pueblos y gobiernos como si fueran preceptos inatacables, está dispuesto a pisotearlas cuando se convierten en un obstáculo para sus propios planes.

La historia de Saab pone de relieve la contradicción entre la legitimidad de los derechos y la legalidad de quienes los pisotean en aras de sus propios intereses, imponiendo medidas coercitivas unilaterales ilegales a los pueblos que no se someten, cuando sólo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tendría el papel de “sancionar”, puntualizó.

Destacó que este caso demuestra que las «sanciones» son en realidad extorsiones en las que el secuestrador le dice al secuestrado y a su familia: si no me traes lo que te pido, te estrangularé a ti y a tus hijos. Esto es literalmente lo que le pasó a Saab.

El caso de Saab se encuentra en la fase de apelación por parte de la defensa a la decisión del juez de distrito Sur de Florida, Robert Scola, de no reconocer su estatus diplomático

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias