Seleccionar página

Figura de Trump sigue definiendo escenario electoral de EE.UU.

Fuser News

12/08/2022
Donald Trump elecciones republicanas
Los escándalos alrededor del magnate parecen nutrir su figura de político “antisistema” que tanto cala en la sociedad estadounidense

Jesús Inojosa

El allanamiento a la residencia Mar-A-Lago, propiedad del expresidente Donald Trump, ha significado el retorno público del polémico magnate, quien contrario a lo que se creía tras su derrota en las presidenciales de 2020, sigue ejerciendo fuerte influencia dentro de la política estadounidense.

Así se evidenció tras esta acción del Departamento de Justicia contra su mansión en Florida, la cual fue calificada por Trump como “un ataque de los demócratas de la izquierda radical”.

Miles de mensajes de apoyo al magnate y la espontánea “guardia civil” en las afueras de esta mansión mientras se realizaba el allanamiento, marcaron el inicio de esta batalla judicial que ha emprendido el Estado de la nación norteamericana contra Trump.

Polarización

Innumerables fueron las ocasiones en que gobernantes de EE.UU. cuestionaban a Gobiernos progresistas de América Latina por “alentar” la polarización política de sus sociedades, señalando de antidemocráticos a sus dirigentes por “no permitir y perseguir la disidencia” y “atacar la libertad de expresión”.

«Semejante asalto sólo podría ocurrir en países quebrados del Tercer Mundo. Lamentablemente, Estados Unidos se ha convertido en uno de esos países», ha dicho Trump apuntando hacia la calificación del actual Gobierno demócrata bajo el mismo argumento que utilizaron para señalar a gobernantes de Latinoamérica que eran y son considerados “ajenos a los intereses de Estados Unidos”.

La apuesta de Trump de promover esta acción judicial como una persecución que busca evitar su postulación para las presidenciales de 2024, ha tenido cabida dentro de la sociedad norteamericana que luce polarizada entre quienes apuestan por un cambio de visión gubernamental interna y externa que parece perecer con el continuismo de Joe Biden y el retorno del “Make America Great Again”, bajo una dirigencia con visión imperial con puño de hierro.

Esta polarización entre quienes apuestan por un Estado con visión social y aquellos que abogan por el populismo ultranacionalista, ha traspasado las fronteras de las discusiones internas de los partidos y se ha posicionado en el mayor agente de penetración dentro de la sociedad estadounidense; los medios de comunicación y toda la industria del entretenimiento estadounidense.

Información y entretenimiento desbalanceada

Este allanamiento a la propiedad del magnate, que podría aportar pruebas sobre la planificación del asalto al Capitolio y los supuestos planes de Trump para mantenerse en el poder pese a du derrota, ha sido motivo de defensa por algunos medios y de ataque por otros.

Fox News, cadena plenamente identificada con el llamado “trumpismo” que actualmente representa el ala con visión imperial y ultranacionalista de la derecha norteamericana, se ha decantado por la férrea defensa del magnate y constantes ataques contra Joe Biden.

Burlas, cuestionamientos, insultos y hasta calificaciones de “comunista”, ocupan gran parte de la programación de esta cadena que se nutre de las opiniones de “analistas” y “comediantes” para constantemente atacar a la administración Biden y a todos los demócratas.

A la par la cadena CNN, que nunca ha ocultado su favoritismo hacia la dirigencia de los demócratas, hace lo propio contra Donald Trump y el ala trumpista de los republicanos, a los que constantemente ataca, mientras que a Biden le defienden.

Ambos medios representan solo la punta del iceberg del entramado mediático y la industria del entretenimiento estadounidense donde esta polarización se evidencia en titulares de noticias, artículos de opinión, “análisis”, stand up comedy, documentales y hasta películas, donde entre diálogos apunta contra uno u otro personaje de la política.

Trump favorecido

Todo este clima de polarización que comenzó con la traicionada esperanza de cambio que representó infructuosamente Obama en el 2008, ha ido creciendo al punto de llevar al excéntrico Donald Trump -personaje que durante la década de los 90 no superó el último lugar en primarias- a ser presidente y a ejercer un fuerte liderazgo e influencia dentro del partido republicano, afianzado principalmente en su discurso antisistema en una sociedad hastiada de la política tradicional.

En la actualidad Biden, como consecuencia de sus acciones erradas en el ámbito económico interno y en sus desacertadas decisiones a lo externo, registra un índice de aprobación que se ubica en 29% según encuesta en línea Civiqs Poll, números que están por debajo del obtenido por Trump en 2017 de cara a las elecciones legislativas y regionales denominadas “de medio término”.

En la actualidad, el liderazgo de Trump se ha notado en las primarias republicanas donde sus apadrinados lucen con ventaja sobre aquellos que son empujados por el antiguo aliado del magnate, el exvicepresidente Mike Pence.

Como ha sucedido en otros tiempos y fue determinante para su elección como presidente, los escándalos alrededor del magnate parecen nutrir su figura de político “antisistema” que tanto cala en la sociedad estadounidense, que este 2022 tendrá la tarea de en las elecciones venideras de decidir entre fortalecer el trumpismo dentro del partido republicano –como lo auguran algunas encuestas- o apostar por representantes de un liderazgo tradicional alejado de la controversia que siempre ha signado la vida de Donald Trump.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias