Seleccionar página

Feminicidio: Conviviendo con el enemigo

Fuser News

06/03/2023
América Latina y el Caribe es la única región del mundo que tiene una Convención regional para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer.

Fusernews

De acuerdo a estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) difundidas en noviembre de 2022, una de cada tres mujeres se ve afectada por algún tipo de violencia de género y cada 11 minutos una mujer o niña muere asesinada por un familiar.

Las legislaciones nacionales denominan feminicidio, femicidio u homicidio agravado por razones de género a la forma más extrema de violencia física contra la mujer, causado por odio o desprecio a su condición de mujer, que degenera en su muerte. ONU-Mujer agrega que es “la manifestación más brutal de una sociedad patriarcal”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «la mayoría de los casos de feminicidio son cometidos por parejas o exparejas, e implican abusos continuos en el hogar, amenazas o intimidación, violencia sexual o situaciones en las que las mujeres tienen menos poder o menos recursos que sus parejas».

Los feminicidios se dividen en dos categorías: feminicidios íntimos y no íntimos. El primero se refiere al asesinato de mujeres por parte de las parejas o exparejas, mientras que el segundo resume el asesinato de mujeres por parte de personas con las que no tenían una relación íntima.

Esto incluye mujeres asesinadas durante conflictos armados como armas de guerra; los llamados asesinatos por «honor», en los que se mata a una mujer por supuestamente avergonzar a su familia; el asesinato de mujeres por razón de su raza o sexualidad; feminicidios perpetrados por otras mujeres, actuando como «agente(s) del patriarcado»; y el asesinato de mujeres transgénero.

La agencia de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer mostró, mediante un estudio, que el 56 por ciento de todas las mujeres y niñas víctimas de feminicidio en 2021 fueron asesinadas a manos de sus parejas u otros integrantes de la familia sanguínea.

https://twitter.com/UN_Women/status/1595444612314927122?s=20

“En 2021, aproximadamente 45.000 mujeres y niñas fueron asesinadas en todo el mundo por sus parejas u otros familiares (incluidos padres, madres, tíos y hermanos). Esto significa que alrededor del 56 por ciento del total estimado de 81.100 mujeres víctimas de homicidio registradas en 2021 fueron asesinadas por alguien de su propia familia”, reveló el informe.

Más feminicidas en Asia y África

Asia lidera las cifras de feminicidios relacionados con la pareja o la familia, con una estimación de 17.800 víctimas en 2021, seguida de África, con 17.200, en tanto en el continente americano se estima que ese año ocurrieron 7.500 asesinatos de mujeres y niñas por sus parejas u otros miembros de la familia y que en Europa igual crimen contabilizó 2.500 víctimas y en Oceanía, 300.

Un informe elaborado por la Subdivisión de Investigación y Análisis de Tendencias de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) indica que aunque Asia es la región con mayor número de víctimas en términos absolutos, África es la región con el nivel más alto en relación con el tamaño de su población femenina.

Revela además que si bien las mujeres y niñas representan solo una décima parte de todas las víctimas de homicidio cometidos en el ámbito público, ellas son sujetas de forma desproporcionada a la violencia letal perpetrada en el hogar: 58 por ciento de los asesinatos cometidos por la pareja u otros miembros de la familia, la víctima fue una mujer o niña.

En el Reino Unido, entre 2009 y 2018, «una mujer es asesinada por un hombre cada tres días», según el informe de 10 años del Censo de Femicidios, publicado en noviembre de 2020.

En 2017, el mayor número registrado de mujeres fue asesinado en Asia, seguido de África, América, Europa y Oceanía.

Un estudio de 2016, denominado «Un análisis de género de las muertes violentas», informó que, aunque sus números de homicidio en general eran bajos, Eslovenia, Nueva Zelandia, Suiza y Austria eran los cuatro principales «países de ingresos altos en los que la tasa de homicidios de mujeres es mayor que o igual a la tasa de homicidios masculinos».

Alemania y Hong Kong están empatados en el quinto lugar, aunque Hong Kong no es un país sino un territorio.

Ha habido protestas en todo el mundo por el número de mujeres asesinadas, desde Estados Unidos hasta Albania y México, desde Sudáfrica hasta Australia.

Hogar como escena del crimen

La ONU alertó que “el hogar no es un lugar seguro para la mujer. Una media de más de cinco mujeres o niñas fueron asesinadas cada hora por alguien de su propia familia en dicho año”, y puntualizó que todavía hay “demasiadas víctimas” que no se han identificado como feminicidios.

La directora ejecutiva de ONU-Mujeres, Sima Bahous, reiteró la necesidad de “que la acción concertada en toda la sociedad haga realidad el derecho de las mujeres y las niñas a sentirse y a estar seguras en el hogar, en las calles y en todas partes”.

Los resultados de la investigación sugieren que el inicio de la pandemia de la Covid-19 en 2020 “coincidió con un aumento significativo de las muertes por cuestiones de género en la esfera privada en América del Norte y, en Europa occidental y meridional”.

En 1999, la Asamblea General de la ONU estableció el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en recuerdo del asesinato de las hermanas dominicanas Mirabal durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961), en tanto el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer.

América Latina y el Caribe

En 2021, 11 países de América Latina registraron una tasa igual o superior a una víctima de femicidio o feminicidio por cada 100.000 mujeres (Argentina, Bolivia, Brasil, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Uruguay). De estos países, las mayores tasas se registraron en Honduras (4,6 casos por cada 100.000 mujeres), República Dominicana (2,7 casos por cada 100.000 mujeres) y El Salvador (2,4 casos por cada 100.000 mujeres).

En el caso del Caribe, para el 2021, Belice ha registrado una tasa de muertes violentas de mujeres por razón de género de 3,5 por cada 100.000 mujeres.

América Latina y el Caribe es la única región del mundo que tiene una Convención regional para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer —la Convención Belem do Pará— y dispone de un marco normativo considerado suficiente por especialistas para enfrentar esta violencia, indica en su portal la Comisión Económica de la ONU para esta región (Cepal).

La producción de información oficial sobre femicidio/feminicidio en América Latina deriva, en gran medida, de la tipificación del fenómeno como delito penal en las legislaciones nacionales en las últimas dos décadas, siendo un proceso en vías de desarrollo e institucionalización en la mayoría de los países del continente. Pese a los avances realizados, las estadísticas actuales sobre el femicidio/feminicidio requieren mayor normalización.

Tipificación en leyes

De acuerdo a la jueza serbia experta en violencia de género, Ivana Milovanović, «el feminicidio se diferencia de otras formas de asesinato porque es el asesinato de una mujer por motivos de género, solo porque es mujer». Esto indica que las causas profundas del feminicidio difieren de otros tipos de homicidios y están relacionadas con “la posición general de la mujer en la sociedad, la discriminación contra la mujer, los roles de género, la distribución desigual del poder entre hombres y mujeres, los estereotipos de género habituales, los prejuicios y la violencia contra las mujeres».

Muy pocos países reconocen legalmente que los feminicidios son diferentes del homicidio. La mayoría de ellos se encuentran en América Latina, donde 16 países han incluido el feminicidio como delito específico.

Ningún Estado miembro de la Unión Europea (UE) ha definido el feminicidio en su legislación. Estados Unidos tampoco, aunque la Ley de Violencia contra la Mujer, que expiró en 2018 y está a la espera de la reautorización del Congreso, se considera una «legislación histórica», porque hace que sea responsabilidad del Gobierno federal enjuiciar la violencia doméstica y apoyar a las víctimas.

En México, por ejemplo, el feminicidio no solo está reconocido en la ley, sino que en 2020 el Congreso del país aprobó sentencias más duras por feminicidio: de 45 a 65 años de prisión si es declarado culpable.

También en América Latina, Guatemala tiene un sistema similar, con jueces y fiscales especializados y capacitados para atender casos de feminicidio.

En Venezuela, el feminicidio se tipificó como delito por primera vez en la reforma de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia el 25 de noviembre de 2014.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies