Seleccionar página

Ex subsecretaria de EE.UU. sobre Venezuela: Nuestras conversaciones ya no son con la oposición

Fuser News

13/07/2022
EE.UU. sobre Venezuela: Nuestras conversaciones ya no son con la oposición
La ex funcionaria de Donald Trump reveló la política de máxima presión contra Venezuela y Cuba.

Raymar

Carrie Filipetti, ex subsecretaria de Estado de Estados Unidos para Venezuela y Cuba durante la presidencia de Donald Trump, confirmó el fracaso de la “excesiva confianza” en la estrategia norteamericana contra Venezuela para “sacar” al presidente Nicolás Maduro, por lo que admitió que las conversaciones de la Casa Blanca ya no son con la oposición.

En entrevista para BBC, Filipetti narró cómo en un nuevo panorama entre Venezuela y los Estados Unidos, las últimas dos rondas de conversaciones se realizaron con la autoridad legítima que puede decidir sobre los recursos del país que es el presidente Nicolás Maduro y no el exdiputado Juan Guaidó, quien figuró en la estrategia de Trump y posteriormente Biden, hasta la crisis energética mundial.

“Llevar a funcionarios de alto nivel de la Casa Blanca y a nuestros embajadores a Venezuela y que se reúnan con Maduro” y no con Guaido, “envía una señal de que nuestras conversaciones ya no son con la oposición”, sino con las autoridades legítimas del Gobierno Bolivariano.

Filipetti reveló además que “cuando se trata Maduro y de Cuba, es que la presión máxima tiende a funcionar mejor que el acercamiento (…) Creo que es importante que no revelemos cuáles son nuestros límites”.

“La presión máxima es una estrategia eficaz, pero debe entenderse como parte de una estrategia más amplia, de modo que las sanciones no están ahí como un punto final. Las sanciones estaban ahí para intentar animar a Maduro a sentarse a la mesa a negociar. Así que creo que después del final del gobierno de Trump tiene sentido para cualquier nuevo gobierno volver a calibrar y ver lo que está funcionando y lo que no”, agregó.

Acceso al petróleo

La ex subsecretaria detalló las estrategias de la política estadounidense para garantizar la seguridad energética del país con las recientes conversaciones con Venezuela, Irán y Arabia Saudita.

“En marzo fueron (a Venezuela) Roger Carstens, enviado especial para temas de rehenes, el embajador (James) Story y Juan González, de la Casa Blanca. Hubo muchos problemas con ese viaje. Todavía no entiendo muy bien lo que intentaban conseguir. Parece que se trataba más de petróleo que de Venezuela”, agregó.

Alta presión contra Venezuela

La política de alta presión del gobierno de Trump contra Venezuela contempló sanciones petroleras y amenazas militares confirmadas recientemente por Mark Esper, sin embargo, no lograron violentar la constitucionalidad en la nación bolivariana. “Subestimamos el grado de lealtad del círculo interno de Maduro (…) Tuvimos excesiva confianza en que los jefes militares de Venezuela iban a hacer algo para sacar a Maduro”.

“Tiene sentido poner ciertas sanciones sobre la mesa, pero me opondría mucho a hacerlo con sanciones como las que pesan sobre el sector petrolero o las del oro, que cubren una enorme cantidad de ingresos potenciales” para Venezuela, manifestó Filipetti.

Detalló cómo pasaron de medidas coercitivas unilaterales que impactaron negativamente el acceso de los venezolanos a productos e insumos básicos en áreas prioritarias como la alimentación y salud, a sanciones criminales que socavó aún más la calidad de vida en Venezuela.

“Se decidió pasar las sanciones al sector petrolero a principios de enero de 2019 y parte del problema allí fue que para Maduro fue difícil manejar esas sanciones, pero una vez que lo hicieron, cualquier otra cosa que les lanzamos fue muy menor porque ya habían recibido el mayor golpe que iban a recibir”, precisó.

Secuestro de activos y reservas de oro de Venezuela

El actual litigio que se desarrolla en Londres por liberar las reservas de oro venezolano, también fue una clara estrategia del gobierno de los Estados Unidos, de acuerdo con Filipetti, para que en conjunto con los sectores opositores del país utilizaran los recursos de los venezolanos, que generó múltiples denuncias por casos de corrupción y malversación de fondos por parte del equipo de Juan Guaidó.

“Aunque hubo mucho apoyo real al gobierno interino en términos de congelación de activos, tratando de conseguir que los activos se dirigieran al gobierno interino para que pudieran utilizarlos operativamente, sigo pensando que siempre se puede hacer más para apoyar directamente a la oposición”, dijo.

En la actualidad, Filipetti es directora ejecutiva de la Vandenberg Coalition, una Organización no gubernamental (ONG) que promueve la política exterior estadounidense basada en la defensa de los intereses del país por encima de las “posiciones partidistas”.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias