Seleccionar página

Estudio revela que la circulación del océano Atlántico podría colapsar

Fuser News

24/02/2024
Estudio revela que la circulación del océano Atlántico podría colapsar
Las temperaturas medias descenderían varios grados en Norteamérica, partes de Asia y Europa.

S. Arias

Una nueva investigación sobre la circulación del océano Atlántico (AMOC, en inglés) advierte sobre un riesgo significativo que podría alterar drásticamente el clima global.

El estudio, basado en modelos climáticos avanzados, sugiere que la circulación atlántica podría colapsar en el plazo de un siglo, con consecuencias graves en todo el mundo.

Datos recopilados durante las últimas dos décadas revelan una desaceleración observable en la circulación del Atlántico, posiblemente su estado más débil en casi un milenio. El estudio destaca que la entrada de agua dulce proveniente del deshielo de glaciares y la capa de hielo de Groenlandia podría ser la responsable de este fenómeno.

La simulación realizada en el estudio indica que, al alcanzar un punto de inflexión peligroso, la circulación atlántica podría detenerse por completo en un plazo relativamente corto. Las temperaturas medias descenderían varios grados en Norteamérica, partes de Asia y Europa, generando cambios climáticos bruscos.

El estudio también destaca la identificación de una señal de alerta temprana basada en la física que podría advertir sobre la cercanía a un punto de inflexión. Esto proporciona una herramienta crucial para anticipar y abordar posibles impactos.

Consecuencias globales

El colapso de la cinta transportadora atlántica no solo afectaría las temperaturas, sino también el nivel del mar y los patrones de precipitación. Regiones influidas por la corriente del Golfo experimentarían cambios significativos, con posibles efectos devastadores en los ecosistemas, como la selva amazónica.

¿Qué es la AMOC y por qué es importante?

La AMOC es un sistema de corrientes oceánicas que juega un papel crucial en la regulación del clima global. El agua caliente y salada de los trópicos fluye hacia el norte, donde se enfría y se hunde, liberando calor a la atmósfera. Este proceso ayuda a mantener las temperaturas templadas en Europa y Norteamérica.

Para evitar un colapso, indica el estudio, es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y frenar el calentamiento global. También es necesario desarrollar planes de adaptación para mitigar los impactos del cambio climático, adviertr el documento.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies