Seleccionar página

En Chile aprueban proyecto que cambia la palabra mujer por “persona menstruante”

Fuser News

17/05/2022
Emilia Schneider, diputada
La oposición chilena criticó que no se reconozca y nombre la mujer a través del articulado del proyecto.

La Cámara de Diputados de Chile aprobó un nuevo proyecto en el cual se reemplaza la palabra “mujer” por el término “persona menstruante”, una iniciativa que ahora pasa al Senado.

Un comunicado de la Cámara de Diputados de Chile indica que esa sala aprobó el proyecto que garantiza los derechos de las personas menstruantes y que dicha propuesta señala que el Estado “reconoce que las personas con capacidad para menstruar son titulares del derecho a una gestión menstrual libre y digna. Por esto, se debe apoyar, favorecer y promover políticas públicas que generen su adecuado ejercicio”.

Explica que durante el debate expresaron su oposición al texto los parlamentarios del Partido Republicano Cristóbal Urruticoechea, Gloria Naveillan, Chiara Barchiesi, Cristián Araya y Luis Sánchez.

Se criticó que no se reconozca y nombre la mujer en el articulado del proyecto.

Polémico cambio

Con el proyecto se busca imponer en el parlamento la «neolengua progre».

La diputada Emilia Schneider, precisó que el término de «mujer» sería manipulado en favor de hombres trans, personas no binarias, queer, u otras variantes de género, quienes biológicamente han nacido con sexo femenino, pero no se identifican con el mismo.    

La diputada republicana Chiara Barchiesi señala que se trata de un proyecto ideológico. “Controlando el lenguaje controlas el pensamiento”, argumentó.

“Las mujeres han sido borradas e invisibilizadas cuando son las únicas que atravesamos el proceso biológico de la menstruación”, agregó.

Asimismo, en la revista Ethic, se afirma que “para hablar de neolengua contemporánea hay que hablar de poder. En la política de izquierdas contemporánea todo es política, desde lo que desayunamos hasta lo que nos excita en la cama. Y la política siempre ha sido una cuestión de poder. No obstante , la concepción del poder que está detrás de esta politización no es la clásica, la maquiavélica; es una concepción foucaultiana. Es decir, todo es política y todo está atravesado por pugnas de poder a menudo invisibles”.

La republicana Barchiesi concuerda con esta visión y, en el parlamento, sostuvo que desde la bancada oficialista “emplearon la neolengua orwelliana, un sistema de términos para crear un nuevo relato donde no existe el sexo como categoría bilógica. Esa realidad se sustituye por identidad de género, para incluir subjetividades”.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias