Seleccionar página

Empresarios de EE.UU. presionan a Biden para que se entienda con Maduro

Fuser News

31/10/2021
Empresarios de EE.UU. presionan a Biden para que se entienda con Maduro
Han comenzado a levantarse las voces que desde los centros de poder económico de la nación norteamericana piden hacer un viraje y flexibilizar las medidas coercitivas y unilaterales que impusieron a la economía venezolana.

Raymar Vásquez Cervantes

Redacción Fuser News

Tras el fracaso de la política de “máxima presiónMedidas” que implementó la extinta administración del extremista Donald Trump contra Venezuela, han comenzado a levantarse las voces que desde los centros de poder económico de la nación norteamericana piden hacer un viraje y flexibilizar las medidas coercitivas y unilaterales que impusieron a la economía venezolana.

Uno de estos grupos es la Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC, por sus siglas en inglés) quienes solicitaron una revisión de la política sancionatoria contra Venezuela, ante su evidente fracaso para lograr un cambio de Gobierno en el país, tal y como lo planteó Trump y el extremismo opositor venezolano.

La USCC sostienen que esta política trumpista, a la que ha dado continuidad el actual presidente estadounidense Joe Biden, ha ocasionado “innumerables consecuencias negativas indeseadas” y colocan como ejemplo que en la industria petrolera las empresas de EE.UU. y sus aliados europeos se han visto obligados a retirar sus inversiones.

 

Más allá del petróleo

Esta cadena de consecuencias negativas se extendió a otros sectores tal y como señala el vicepresidente de la USCC, Neil Harrington, quien amplió la lista a compañías que abarcan los sectores automotor, agropecuario y financiero.

La reacción del empresariado estadounidense se ve afianzada en los datos que revelan el crecimiento de las exportaciones de sus empresas a Venezuela que llegaron a superar los 6.000 millones de dólares.

Esta presión pareciera estar surtiendo algún efecto dentro de la administración Biden que, el pasado 18 de octubre, anunció que llevaría a cabo una revisión de su política de sanciones y aunque en su discurso no hicieron referencia a ninguno de la más de 80 países sobre los que ha impuesto estas ilegales restricciones, es conocido el interés que siempre ha predominado sobre los negocios con Venezuela.

Negociaciones ineludibles

La presión del empresariado estadounidense, -donde además de la cámara de comercio se hayan grandes transnacionales interesadas en inversiones en áreas estratégicas como el petróleo, la minería e incluso el turismo- sumado al incremento de las inversiones y el intercambio comercial de Venezuela con países como Irán, Rusia y China que podría derivar en la pérdida total del mercado venezolano, son parte de las presiones que recaen sobre Biden para evaluar sus relaciones con el presidente Nicolás Maduro y finalmente negociar.

Al respecto, se ha señalado que Washington ha enviado en secreto delegaciones a México donde ha mantenido conversaciones con representantes del Gobierno venezolano que acudían a este país para la Mesa de Diálogo con la oposición extremista.

“Biden dice que quiere más libertades políticas y económicas en Venezuela. Quisiera abrir una embajada o tener algún tipo de representación sin condiciones inflexibles. Los acuerdos no son para mañana y las conversaciones van a continuar por meses”, dijo el analista Tomás Socías López, presidente del Grupo Estrategias.

Secuestro de Saab y sus implicaciones

En reiteradas oportunidades el presidente Maduro se ha referido al compromiso que habría asumido la administración Biden para no ejecutar el secuestro del diplomático venezolano Alex Saab a territorio norteamericano, llegando incluso a asomar la posibilidad de que esta acción haya sido realizada por el extremismo trumpista como parte de un plan de saboteo al actual mandatario estadounidense.

Ha sido este secuestro, un elemento perturbador de los diálogos que venían desarrollando el Gobierno de Maduro y el extremismo opositor venezolano en México, nación donde según Socías López se realizaban reuniones secretas entre delegaciones de Venezuela y EE.UU., por lo que estos igualmente podrían haberse interrumpido.

En medio de este escenario, la administración Biden sigue siendo empujada por el empresariado estadounidense para un acercamiento hacia el Gobierno de Maduro que ha fijado una posición firme en torno a la defensa de Saab y la exigencia de su liberación inmediata para reanudar cualquier tipo de conversaciones con los sectores que han dicho representan a Estados Unidos.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias