Seleccionar página

El que calla otorga, el “No comment” de Mark Esper

Fuser News

01/07/2022
Mark Esper
Con apenas un cargo en su contra y ninguna prueba real, la libertad de Alex Saab ya es un hecho jurídico, la continuación de su cautiverio, en cambio, es un hecho político.

T. Bunke para Fuser News

 

Las afirmaciones hechas por Mark Esper en su libro A Sacred Oath no se pueden recoger. De hecho, callar al ser cuestionado por esas palabras las reafirma, porque el que calla otorga.

 

En una entrevista ofrecida a la emisora W Radio Colombia, Mark Esper decidió no contestar a la pregunta de si él consideraba que Alex Saab era diplomático.

 

El “No comment” de Esper es la aceptación de zonas grises entre los reclamos de los abogados, las denuncias leídas en las cartas del diplomático venezolano y las confesiones de quien otorga certeza callando.

 

La pregunta no es capciosa, es obvia considerando que en el capítulo acerca de Venezuela dice: «¿Por qué estamos hablando de opciones militares? Esto es una acción policial y diplomática”. Más adelante, Esper cita un reportaje del New York Times donde se afirma que su mayor temor nunca ocurrió: “Un enfrentamiento involuntario entre la marina estadounidense con efectivos iraníes o venezolanos en un asunto que debía resolverse con diplomáticos y abogados especialistas en derecho internacional

USS San Jacinto

Esper se refiere a una solicitud hecha por el Departamento de Justicia para enviar Marines y buques de guerra a enfrentar una operación iraní, libia, rusa o venezolana que buscaba rescatar a Alex Saab en Cabo Verde. Operación de la que él mismo se burla en el libro al decir que “alguien vio muchas películas de Misión Imposible en fin de semana”.

 

Mark Esper tiene razón, lo de Cabo Verde era un asunto que debía resolverse por la vía diplomática y de derecho internacional porque Alex Saab es un diplomático de Venezuela.

 

Los hechos y sus consecuencias se agravaron. Cambió la administración de Trump a Biden y quedó demostrada la motivación política de la captura de Alex Saab con visos de secuestro y extracción forzada más que detención y extradición.

 

Tirar la piedra y esconder la mano

 

Es tan difícil como absurdo traducir refranes, pero en el inglés natal de Esper a este tipo de acciones se les llama “To be a grass snake”, “To play sneaky tricks” o, simplemente, “Throw the stone and hide the hand”.

 

Así se ve el silencio de Mark Esper ante el estatus diplomático de Alex Saab, como quien tira la piedra y esconde la mano, pero la afirmación ya está hecha de forma indirecta y parece que el libro se está vendiendo bien. Callar, con un evasivo “No comment” es inútil en este caso.

 

Inútil y descarado, como las dilaciones del caso en las cortes de los Estados Unidos. Tanto en el Distrito Sur de la Florida como en Georgia, donde también dijeron “No comment”, saben que Alex Saab es un diplomático, que su detención es ilegal y que el Departamento de Justicia dio una violenta estocada al derecho internacional.

 

Con apenas un cargo en su contra y ninguna prueba real, la libertad de Alex Saab ya es un hecho jurídico, la continuación de su cautiverio, en cambio, es un hecho político.

 

Esperemos entonces que se siga vendiendo el libro “A Sacred Oath”. Que una copia impresa le llegue al juez Robert Scola en Miami, otra a Merrick Garland, una más a Antony Blinken y una muy especial a Joe Biden en Washington. Porque si en Estados Unidos no comprenden la Convención de Viena, entonces que se los explique uno de los suyos con otras palabras que significan lo mismo: Free Alex Saab.

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias