Seleccionar página

El caso Alex Saab

Fuser News

28/10/2021
Saab es un empresario de origen colombiano, nacionalizado venezolano, que en los últimos años ha puesto su talento y capacidad al servicio de nuestro pueblo, ayudando a diseñar los mecanismos y establecer los procedimientos prácticos para sortear el bloqueo genocida contra Venezuela, decretado por los EE.UU.

Publicado originalmente en gallego en NÓSdiario, el 27 de octubre de 2021

Farruco Sesto

¿Quién es Alex Saab y qué pasa con él? Seguramente algunos lectores habrán leído en días pasados, tanto los titulares como algunas primeras líneas de la noticia de su extradición a los EE.UU. desde Cabo Verde, acusado de ser testaferro de Maduro en operaciones de lavado de dólares.  Así lo ha venido reseñando en España toda la prensa de la derecha, en el amplio espectro que va desde El País hasta ABC, ambos incluidos.

También en algunos periódicos digitales, digamos, progresistas, el tratamiento ha sido el mismo, como en Público y El Diario, los dos que yo leo, que reproducen en esos mismos términos las noticias de las agencias internacionales, tales como EFE y Europa Press, dejando ya de una vez por delante bien cimentada en el lector desprevenido la idea del presunto “testaferro”, para luego ya no retomar el tema, tendiéndole la cama a la desinformación.

Pero repito la pregunta: ¿Quién es Alex Saab?  Voy a tratar de aclararlo, aunque muy sucintamente cómo corresponde a la longitud de esta columna, para los lectores de NOS.

Saab es un empresario de origen colombiano, nacionalizado venezolano, que en los últimos años ha puesto su talento y capacidad al servicio de nuestro pueblo, ayudando a diseñar los mecanismos y establecer los procedimientos prácticos para sortear el bloqueo genocida contra Venezuela, decretado por los EE.UU. con la complicidad activa o pasiva de la Unión Europea y otros países subordinados al imperio.  En el cumplimiento de esa misión sagrada de carácter profundamente humanitario, Alex Saab, que fue acreditado para ello como diplomático por el gobierno bolivariano, ha venido contribuyendo a aliviar decisivamente las penurias de la población de Venezuela, particularmente en el área de los alimentos, las medicinas y los combustibles, causadas por el brutal cerco comercial y financiero.

Es por esa razón, y ninguna otra, que los EE.U., particularmente desde el Departamento del Tesoro, que es uno de los principales agentes del bloqueo imperial, le tenían puesta la vista encima.

Así sucedió que, mientras en misión diplomática se dirigía a Irán en vuelo trasatlántico, el avión donde viajaba se vio obligado a aterrizar en Cabo Verde para repostar combustible. Parece que, en una operación dirigida por los servicios secretos de los EE.UU., otros dos países le habían negado el aterrizaje, forzándolo así a hacerlo en ese pequeño país africano de trescientos mil habitantes. Alli, de inmediato su avión fue abordado ilegalmente y Saab aprehendido, es decir secuestrado, por requerimiento de los EE.UU. El secuestro ocurrió el 12 de junio de 2020. La orden de Interpol que sirve de base a la retención del diplomático, y que todavía no existía en ese momento, tiene fecha 13 de junio, es decir que está emitida un día después. Con su detención no solo se violentan sus derechos sino su condición de diplomático, amparada por la Convención de Viena.

Desde el primer momento se evidencia que el proceso a que es sometido Saab en Cabo Verde es absolutamente político y muy poco jurídico. Cuando pudo constituirse la defensa de Saab, ésta lleva el caso ante el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), quien dictamina que la detención es ilegal. Pero Cabo Verde desconoce el fallo del organismo de justicia africano. Así mismo el Comité de Derechos Humanos de la ONU, envía dos notificaciones a favor de Saab, que igualmente son desconocidas por este pequeño gobierno, sometido a la presión gringa, que maltrata a nuestro diplomático y lo tortura en presencia de agentes norteamericanos.  Entre otras cosas, le fue negada por mucho tiempo la asistencia médica, a pesar de ser un paciente sobreviviente del cáncer de estómago.

Por otra parte, además, como gesto simbólico para que se vea quien manda, por si alguien lo duda, un navío de guerra imperial permanece anclado durante todo ese tiempo ante las costas de Cabo Verde.

Al cabo repentinamente, y sin notificación alguna a la familia ni a la defensa, Alex Saab es sacado de su celda, extraditado a los EE.UU. e ingresado en una prisión de Miami. Ese segundo secuestro se produce exactamente la víspera de las elecciones presidenciales en Cabo Verde, donde se sabía que el gobierno responsable de estos hechos iba a perder las elecciones, como en efecto sucedió ante una oposición que ya había anunciado que iba a reconsiderar totalmente el caso.

De manera que ni corrupto, ni blanqueador de capitales, ni mucho menos testaferro de Maduro ni de nadie. Alex Saab es un diplomático venezolano que en el momento de su secuestro cumplía funciones especiales en la búsqueda de las grietas del sistema de dominación, para de esa manera, y con ayuda de organizaciones y países amigos, sortear el desalmado bloqueo contra Venezuela.  Hay que decir que, por supuesto, el pueblo venezolano ve en Alex Saab un héroe de nuestro tiempo.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias