Seleccionar página

EE.UU. impulsa nuevas sanciones contra China

Fuser News

14/09/2022
EE.UU. impulsa nuevas sanciones contra China
La versión inicial del proyecto de ley amenaza con duras sanciones contra China y proporcionaría a Taiwán miles de millones de dólares en fondos militares extranjeros en los próximos años.

Luisana Castro

Como parte de las restricciones ya impuestas sobre China, Estados Unidos (EE.UU.) estudia aplicar un nuevo un paquete de sanciones contra el gigante asiático. Mientras, Taiwán ejerce presión diplomática sobre la Unión Europea para que tome las mismas medidas.

Durante una sesión informativa de Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC), en el Capitolio, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Menéndez, quien se desempeña como copresidente del grupo de EE.UU. junto con el republicano Marco Rubio, dijo que “un proyecto de ley destinado a apoyar a Taiwán sufrirá algunos cambios en una revisión programada, aunque la guía seguiría siendo la misma”.

La versión inicial del proyecto de ley amenaza con duras sanciones contra China y proporcionaría a Taiwán miles de millones de dólares en fondos militares extranjeros en los próximos años.

Asimismo, en un intento de persuadir a otros Estados para que impongan sanciones contra China, la representante de Taiwán en EE.UU., Bi-khim Hsiao, mantuvo el martes una reunión con un grupo de 60 parlamentarios de Europa, Asia y África que forman del IPAC.

Se espera que luego de la reunión los legisladores firmen un compromiso para presionar a sus gobiernos para que adopten una «mayor disuasión contra las acciones militares u otras coercitivas» medidas de Beijing contra Taipéi, según un borrador al que tuvo acceso Reuters.

«Haremos campaña para garantizar que nuestros gobiernos indiquen a China que una agresión militar contra Taiwán le costará caro a Pekín. Deberían considerarse medidas económicas y políticas, incluidas sanciones significativas, para disuadir de una escalada militar y garantizar que el comercio y otros intercambios con Taiwán puedan continuar sin obstáculos», reza el texto.

Tras el viaje a Taipéi, a principios de agosto, de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, las tensiones en el estrecho de Taiwán se intensificaron. Además la llegada de la funcionaria estadounidense provocó fuertes protestas por parte de Beijing.

China inició unos ejercicios militares «sin precedentes» a gran escala, así como actividades de entrenamiento, incluidos simulacros con fuego real, en el espacio marítimo y aéreo de seis zonas alrededor de la isla.

El gigante asiático considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio e insiste en que cualquier negociación con Taipéi que pase por encima del Gobierno central viola el principio clave de su política de una sola China. La mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.

Dando prioridad a los medios pacíficos, el presidente chino, Xi Jinping, prometió reiteradamente cumplir con la tarea de reintegración de Taiwán.

Washington mantiene una política de ambigüedad estratégica hacia la isla, reservándose el derecho a mantener relaciones especiales con Taipéi, que, en su opinión, toma sus propias decisiones.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias