Seleccionar página

Coronel colombiano confiesa ejecución de 53 falsos positivos durante Gobierno de Uribe

Fuser News

01/11/2022
El coronel (r) dijo que accedió a la comisión de estos homicidios debido a la presión por “muertes” que recibió desde la Séptima División y de la Cuarta Brigada del Ejército.

Fusernews

El coronel (r) Jairo Humberto Pinzón Amézquita, quien comandó en 2005 el Batallón Atanasio Girardot (BIGIR) del Ejército Nacional, confesó ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia la comisión de al menos 53 falsos positivos, que fueron perpetrados por hombres a su cargo, muchos de ellos con su conocimiento y aprobación.

De acuerdo con nota de W Radio, el ex alto oficial del Ejército aseguró que la “empresa criminal” a la que se adhirió venía trabajando desde el pasado durante la comandancia del hoy general ( r) Juan Pablo Forero Tascón y de acuerdo con sus palabras, accedió a la comisión de estos homicidios debido a la presión por “muertes” que recibió desde la Séptima División del Ejército, al mando del general Óscar González Peña, y de la Cuarta Brigada, dirigida por el general Luis Roberto Pico.

Según el coronel en situación de retiro, el fenómeno criminal tuvo dos únicos objetivos: alimentar el “ego” de sus comandantes a nivel superior y mostrar falsamente que la “seguridad democrática” del gobierno de Álvaro Uribe estaba “dando resultados”.

“En ese entonces estaba el presidente de la República, Álvaro Uribe, esa era la política de Seguridad Democrática, y en la cual tocaba dar resultados a como diera lugar para que el país viera que esa política de seguridad democrática daba resultados y todo el mundo aplaudía. Pienso con todo el dolor del alma que equivocados estábamos todos”, manifestó.

Todos sabían

Entre los oficiales y suboficiales del batallón involucrados con los homicidios, mencionó al coronel Jhon Ruiz Aguasaco, su oficial de operaciones en el Batallón, así como al oficial de inteligencia teniente Cómbita (elogiado por Forero Tascón), a un sargento de apellido Herrera también de la oficina de inteligencia, y a otro sargento de apellido Suárez quien, según la confesión del coronel, fue quien le propuso trabajar como lo venían haciendo, es decir, falsos positivos.

Pinzón Amézquita comentó que ante el remordimiento de consciencia por los crímenes que cometieron sus hombres, con su conocimiento, beneplácito y aprobación, tuvo que asistir al psicólogo, algo que supieron sus superiores pero nada pasó.

Además, indicó que dentro del batallón tenían un depósito de armamento clandestino administrado por el hoy coronel Jhon Ruiz Aguasaco y otros oficiales, en el cual guardaban armas que eran utilizadas para colocarle a las víctimas que asesinaban, cuando esto era necesario.

También aceptó ante la JEP que autorizó la compra de los “kits” de legalización para colocarle a las víctimas con dineros públicos asignados al batallón, mediante los recursos para el pago de recompensas.

El coronel insistió en que tanto en la Séptima División del Ejército como en la Cuarta Brigada sabían lo que estaba pasando pero se hacían los “pendejos”, y argumentó que cómo era posible que no se dieran cuenta de los hechos cuando los muertos eran supuestos guerrilleros con una pistola enfrentándose a pelotones de soldados fuertemente armados con fusiles.

Expresó su disposición de entregar las medallas con las que fue condecorado y que corresponden a premios producto de falsos positivos.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies