Seleccionar página

Consulado de Venezuela en Bogotá quedó en ruinas tras presidencia de Duque

Fuser News

02/09/2022
Consulado de Venezuela en Bogotá quedó en ruinas
Por el contrario, el Consulado colombiano en Caracas está muy bien conservado, según anunció el nuevo embajador, Armando Benedetti.

Stefany Arias

El Consulado de la República Bolivariana de Venezuela en Bogotá, Colombia, se encuentra en completa ruina, tras ser epicentro de actos de vandalización permanente permitidos durante la presidencia de Iván Duque.

No hay puertas ni ventanas y las paredes tienen grafitis. El pasto en los alrededores al parecer lleva meses sin ser podado, refiere un reporte de la agencia EFE.

Solamente hay un policía cuidando el recinto, pero cualquier transeúnte puede colarse al interior porque no tiene ninguna medida de seguridad, en su lugar, solo hay escombros y madera quemada.

De hecho, la edificación está llena de ropa y colchones por lo que se presume que personas en condición de calle dormían adentro mientras estuvo abandonada.

En abril pasado, el Gobierno de Venezuela denunció un incendio en la sede consular en Bogotá, producto de estos actos ilícitos, y exigió al Ejecutivo el “debido respeto y resguardo” de sus bases diplomáticas en la nación vecina.

Sin embargo, el Gobierno de Duque no tomó medidas. Una delegación del nuevo embajador Félix Plasencia dijo que la intención es hacer una revisión estructural de la sede para empezar a trabajar en su recuperación, al igual que como se hizo en Bolivia después del golpe de Estado.

Por el contrario, el Consulado colombiano en Caracas está muy bien conservado, según anunció el nuevo embajador, Armando Benedetti.

Después de siete años de crisis y rupturas, las relaciones de Colombia y Venezuela entran en una fase de deshielo con la llegada de embajadores a Caracas y Bogotá para comenzar la reconstrucción de los vínculos políticos, económicos, familiares y comerciales entre los dos países.

Hechos ilegales

De acuerdo con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas los locales de las misiones diplomáticas son inviolables y los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión.

De acuerdo con su artículo 22, inciso 2: “El Estado receptor tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad.

La Cancillería venezolana enfatizó en esa oportunidad que los hechos suscitados eran ilegales y que se efectuaban de manera permanente, incurriendo Colombia en una violación flagrante y reiterada de las normas esenciales en las que se basan las relaciones diplomáticas.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias