Seleccionar página

Con Alex Saab secuestrado pierde Venezuela y el mundo, pero especialmente, la oposición y EE.UU.

Fuser News

20/10/2021
El músico y productor Ennio Di Marcantonio, alerta sobre las consecuencias que tiene el secuestro del diplomático venezolano que asegura "no le conviene a nadie"

Jesús Inojosa

Por Ennio Di Marcantonio

Alex Saab – De origen colombiano y naturalización venezolana, ha defendido a Venezuela como el mejor venezolano, ante un bloqueo ilegal por parte de Estados Unidos – Hoy está secuestrado por dicho gobierno, convirtiéndose en un preso político, por el delito de apoyar a Venezuela

El canal de Youtube ‘Ahí les va‘, publicó el siguiente video sobre el secuestro de Alex Saab, donde se expone un análisis bastante objetivo de este secuestro por parte de Estados Unidos, y algunos escenarios posibles, ante esta situación:

¿Quién es Alex Saab y cómo afecta a Venezuela su extradición a EE.UU.? – Ahí les va – Inna Afinogenova

Desde el terreno de la acción, la República Bolivariana de Venezuela, puntualizo unas cosas sobre este video, y de paso, informo al mundo que me lee (a quien agradezco por la sintonía que por más de 3 años le han dado a este blog, que llega desde Venezuela a Portugal, y desde Oceanía, África y Asia, a Norteamérica) sobre este caso, y en qué podría afectar, o no, a Venezuela y al mundo:

Lo que el mundo no sabe:

Los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) cuando Alex Saab ayudó a Venezuela a importar alimentos, eran sólo CLA (Comités locales de Abastecimiento).

En esa época el único aparato económico que existía en Venezuela era el que le hacía la guerra económica a Venezuela (la oligarquía venezolana, la misma que puso a hacer “colas” a los venezolanos por alimentos, que le dio la victoria en 2015 en aquella hoy extinta Asamblea ANTI nacional, pero que dejó de provocar esas colas, porque los CLAP llegaron a todos los venezolanos, y rápido, gracias a los alimentos que gente como Saab -él no fue el único- importó).

La oligarquía ataca a Saab por dos razones: la primera, porque le destruyó el boicot que hicieron con sus alimentos (por eso volvieron a ver los alimentos en los anaqueles, con precios impagables, y pidieron a los gringos, usando la legitimidad de sus diputados opositores, que bloquearan a Venezuela, porque la guerra económica interna no se podía hacer si 70% de los venezolanos se organizaban en CLAP y recibían alimentos directos y a un precio acorde con su salario, atacado con los precios que ellos ponían). La segunda razón no se dice, pero esta oligarquía, parásita desde 1945, vivía de los dólares que producía el Estado (no producían, si el Estado no les daba dólares del petróleo). Por eso con sus palangristas inventan eso de que “Alex Saab era un comisionista a quien Maduro le daba los dólares del país para traer comida importada”. TraducciónLos dólares que nos daban al sector privado, de los cuales 43% fueron desaparecidos por ellos en importaciones fantasmas, reducción intencional de la producción, fuga de capitales y por supuesto, venta de ellos en sus supermercados a precios impagables para crear descontento contra el gobiernoSe los dieron a Alex Saab, que sí trajo alimentos, sí se los dio al Estado, y si llegaron a cada venezolano y venezolana que los compró, subsidiados, y a través del mejor canal de distribución que pueda existir: Los propios consumidores, sin intermediarios.

Un último dato sobre esto: Tanto la violencia fascista de 2017 (conocida aquí como “guarimbas”), donde además de quemar vivos venezolanos quemaban camiones de alimentos, como los “cabildos abiertos” que Guaidó promovía que se hicieran en cada lugar “donde llegaba apoyo del gobierno”, eran para impedir que los CLAP continuaran, porque sabían que eso fue lo que los llevó de derrota electoral en derrota electoral, desde aquella victoria suya de 2015 (el chavismo salió a votar de nuevo, porque quedó claro quien bloqueaba los alimentos, y quien los entregaba: el gobierno de Maduro)

Decía al principio que los CLAP eran CLA:

Desde el año 2017, mientras la oposición destruyó su apoyo electoral de 2015 con la violencia, la oligarquía tuvo que comenzar a competir con los nuevos sectores, para producir alimentos. El primero, la llamada “burguesía revolucionaria” (que no son chavistas, son nuevos empresarios privados, que se les dice “revolucionaria” porque en lugar de pedir dólares al gobierno, sacaron de su bolsillo para producir), y el segundo, los CLAP, ahora sí, con ‘P’ de producciónEl Poder Popular, principalmente chavista (y principalmente fuera de Caracas), organizado en comunas, que comenzó a sembrar y cosechar alimentos, en una oportunidad única que les daba la necesidad que generaban los supermercados y sus precios, que aportan su cosecha de arroz, maíz, azúcar, a los CLAP. En concreto: Los CLAP de hoy, ya no dependen prácticamente de comida importada, la producción es nacional, hecha en Venezuela, para el 70% de las familias venezolanas.

Me uno entonces, en esta parte, a la excelente conclusión de Inna Afinogenova y su equipo:

“Si en 2019 ‘sancionar’ o detener a Alex Saab era presión para el gobierno, en 2021, en un escenario totalmente distinto al de 2019, secuestrar y llevar a Saab a Estados Unidos, a la fuerza, es un acto de frustración, producto de haberse quedado por fuera del diálogo”, y por ende, de la siguiente etapa que una República Bolivariana de Venezuela, que será la del cambio de su modelo económico, y su victoria sobre este conflicto, con una sola conclusión: La mejor economía del continente.

La delegación de la República Bolivariana de Venezuela se levanta de la mesa de diálogo ¿Quién gana? ¿Quién pierde?:

Esto es lo que enfrentamos, ahora que, al haber incumplido la oposición el acuerdo de liberar a Saab y traerlo a la mesa de diálogo en México, el gobierno venezolano se levanta de dicha mesa (y añado, devolvió a la cárcel, en reciprocidad, a la directiva usurpadora de CITGO, quien había sido puesta en arresto domiciliario por petición de la oposición en dicha mesa):

  1. La oposición no fue a México a dialogar, fue a México a rendirse.
  2. La rendición es porque se les acabó el tiempo: La extinta Asamblea ANTI nacional), y por eso piden diálogo, y participar en elecciones, los opositores que quieren seguir viviendo de la política en Venezuela, entre otras cosas, porque no participaron del robo, en complicidad con Estados Unidos, de los activos y recursos de Venezuela en el exterior, para huir de la justicia venezolana, y vivir del dinero robado hasta el fin de sus días, sin que pudieran ser extraditados a Venezuela para ser juzgados (el clan de Julio Borges y Leopoldo López, que es el verdadero plan que escondía Guaidó detrás del cese de la usurpación. Típica acción para huir cuando el juego está perdido que hicieron antes de ellos el dictador Pérez Jiménez, o el difunto presidente Carlos Andrés Pérez)
  3. Si hablamos de forma partidista, al único sector al que no le conviene que se rompa el diálogo, es a la oposición y a sus jefes, los Estados Unidos. Primero, el sector que no quiere elecciones (la parte de la oposición que está robando activos de Venezuela con Estados Unidos, que todo el país rechaza) venderá el fin del diálogo como “un triunfo de ellos”, como esta vendiendo el secuestro de Alex Saab. Esto hará que se abstenga buena parte de la votación opositora, que no sólo fue siempre minoría (la Asamblea de 2015 se gana por abstención del chavismo), no sólo en 2017 se dividió en su apoyo a la oposición (los abstencionistas versus los votantes), no sólo en 2020 se dividió aún más ante el fracaso de Guaidó, sino que ahora rechaza votar por muchos de los políticos que decidieron participar (por ejemplo, Tomás Guanipa, candidato opositor a la alcaldía de Caracas, fue el principal vividor de la “migración” venezolana en Colombia, autoproclamado embajador de Guaidó, quien decidió romper con la farsa cuando se le acabó el negocio, ante el retorno en masa de venezolanos a su país, huyendo de la crisis y la violencia colombiana, acentuada por la xenofobia que promueve la Narco Dictadura de Duque). Más claro y en concreto: Si antes el PSUV y los partidarios de la revolución bolivariana empezaron ganando esta campaña electoral del 21 de noviembre, con todos sus candidatos y candidatas definidos incluso en elecciones primarias, que el gobierno se levante de la mesa significa una victoria casi segura en todas las gobernaciones y alcaldías (incluyendo de zonas tradicionalmente opositoras, como el municipio Baruta de Caracas)
  4. Si hablamos de forma nacional, nada de lo que pase en la mesa de diálogo tiene que ver con la realidad actual de Venezuela: La economía no se está moviendo porque la oposición, y la oligarquía a la que representan, tengan el poder o no de paralizar de nuevo al país. Venezuela termina este año con crecimiento económico de 1% (uno de los pocos países que crecerá en este segundo año de pandemia, y además bloqueado), pero además, este crecimiento es no petrolero, el petróleo no influye en nada en el mismo. Y sobre todo, no depende de la oligarquía que está cediendo en su presión (el dólar, que ya no es del Estado, es privado, tiene tres semanas, desde la reexpresión monetaria, por debajo de 4.30 bolívares por dólar, no es un hecho definitivo, pero intentaron subirlo a más de 5 bolívares apenas inició la reconversión, y en menos de 24 horas volvió a su valor normal, repito, sin mano alguna del Estado o del dólar petrolero, es decir, el propio mercado privado puso orden en si mismo, lo cual confirma un hecho: Nadie quiere detenerse, ni quiere que Venezuela se detenga, sean empresarios productivos, o la vieja oligarquía).
  5. Si hablamos del bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos (mal llamadas “sanciones”), con lo que acabo de decir anteriormente, se confirma lo que el presidente Nicolás Maduro declaró el 05 de septiembre de este año: Con el levantamiento de las sanciones y el fin del bloqueo, así sea parcial, la recuperación sería acelerada; sin levantamiento de las sanciones y el bloqueo, la recuperación se daría, sería sostenible, pero sería más lenta . Si Estados Unidos levanta el bloqueo, en un par de años recuperaremos lo que perdimos en 10 años, y además cambiaremos la economía, cumpliendo el Plan de la Patria que dejó Hugo Chávez, convirtiéndonos sin obstáculo en un país potencia. Si Estados Unidos no levanta el bloqueo, todo lo que acabo de decir ocurrirá lentamente (este año 1%, el año que viene 2%,.etc), pero no sólo ocurrirá, sino que Estados Unidos más nunca podrá bloquear a Venezuela, porque le habremos desmontado (como ya lo estamos haciendo desde 2018, con el primer sistema financiero de Nuestra América, creado en Venezuela) los mecanismos que usa para bloquear, no sólo a Venezuela, sino a otros países. Avanzaremos en lo económico, para más nunca retroceder (como lo logró Venezuela con el presidente Hugo Chávez, en lo político, y en lo social)

Todo lo anterior, para terminar, nos dice:

El secuestro de Alex Saab no le conviene a nadie en Venezuela, ni en el mundo.

En Venezuela, como ya dijimos en lo electoral, la oposición no sacara ningún beneficio político de eso, sino lo contrario.

Saliendo de nuestra frontera, el secuestro de Alex Saab no le conviene al mundo entero, porque esto puede ocurrirle a cualquier país que desee liberarse de la OFAC estadounidense y sus mafiosas sanciones.

Y especialmente, a quien menos le conviene el secuestro de Saab, es al mundo occidental que aún ve en el dólar una referencia. Dejarse amedrentar por lo ocurrido, es quedarse por fuera del potencial mercado más grande del planeta, sólo hablando de las riquezas naturales que tiene Venezuela, sin contar su recurso más importante: El pueblo venezolano.

Y volviendo a nuestro país, lo ocurrido es terrible, e inconveniente, pero menos inconveniente que para los antes mencionados. La República (no sólo el gobierno) tendrá dificultades de atraer inversiones, ante la amenaza de un gobierno estadounidense mafioso, que secuestra a cualquiera, con cualquier acusación inventada por sus aparatos de propaganda. Pero estas dificultades (a diferencia de lo definitivas que pueden ser para los anteriormente mencionados) pueden ser mitigadas por todos los recursos internos que tiene Venezuela para desarrollarse, con mínima inversión internacional, que tampoco sería mínima, pues el mundo multipolar, las nuevas y más poderosas economías del mundo, vienen a Venezuela sin posibilidad que Estados Unidos las bloquee o secuestre.

Hasta para los escasos países que se benefician del capitalismo, debe terminar la posición de policía del mundo de Estados Unidos, que no es otra cosa que su imperialismo capitalista. El secuestro de Alex Saab no le conviene a nadie, no importa cómo piense, no importa dónde esté.

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias