Seleccionar página

Clan de empresarios bolsonaristas apoyaría golpe contra Lula

Fuser News

18/08/2022
Clan de empresarios afines a Jair Bolsonaro, apoyarían un golpe de Estado contra Lula da Silva, si resulta vencedor en Brasil.
La defensa explícita de un golpe, hecha por algunos miembros, se suma a una postura común a los partidarios del mandatario ultraderechista: ataques sistemáticos al Supremo Tribunal Federal (STF), al Tribunal Superior Electoral (TSE) y a cualquier persona o institución que se oponga a Bolsonaro.

Karen Jiménez

Empresarios afines al actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, apoyarían un golpe de Estado contra Luis Inácio Lula da Silva, si el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) resulta vencedor en las elecciones del próximo 2 de octubre, tal como apuntan los sondeos de opinión.

Así lo señala un reportaje publicado por el portal brasileño Metrópoles, con base en el seguimiento del grupo de WhatsApp Entrepreneurs & Politics, que reúne a grandes empresarios del país amazónico.

Según el medio, la defensa explícita de un golpe, hecha por algunos miembros, se suma a una postura común a los partidarios del mandatario ultraderechista: ataques sistemáticos al Supremo Tribunal Federal (STF), al Tribunal Superior Electoral (TSE) y a cualquier persona o institución que se oponga a Bolsonaro.

 

Glorifican dictadura militar

El pasado 31 de julio, mientras Lula realizaba un acto multitudinario en Fortaleza, el empresario José Koury, propietario del centro comercial Barra World, no dudó en afirmar que “prefiero un golpe de Estado que el regreso del PT. Un millón de veces. Y ciertamente nadie dejará de hacer negocios con Brasil. Como hacen con varias dictaduras alrededor del mundo”, publicó.

De acuerdo a Metrópoles, la discusión en el chat tuvo su origen en un mensaje de Ivan Wrobel, propietario de la constructora de alta gama W3 Engenharia, quien dijo que había votado por Bolsonaro desde el segundo mandato del excapitán en la Cámara de Diputados.

 

La discusión sobre el tema había comenzado a la 5:23 de la tarde de ese día, después de un post de Ivan Wrobel, propietario de W3 Engenharia, constructora especializada en inmuebles de alta gama, quien dijo que había votado por Bolsonaro desde el segundo mandato del excapitán en la Cámara de Diputados.

“Quiero ver si el STF tiene el coraje de amañar las elecciones después de un desfile militar en la Av. Atlántica con las tropas aplaudidas por el público”, expresó Wrobel acerca de un acto previsto para el próximo 7 de septiembre con la presencia de la Armada y Fuerza Aérea en Río de Janeiro.

En el mismo tono escribió Marco Aurélio Raymundo, propietario de la cadena de tiendas para surfistas Mormaii, quien apuntó que ese día “está siendo programado para unir al pueblo y al Ejército y al mismo tiempo dejar en claro de qué lado está el Ejército. La mejor estrategia y el escenario será Río. La ciudad icono brasileña en el exterior. Lo dejará muy claro”, escribió.

“Sangre de héroes”

Dos meses antes, Morongo había propuesto acciones extremas para defender a Bolsonaro, citando la Revolución Francesa y la Guerra Civil estadounidense, afirmando que “¡la sangre de las víctimas se convierte en sangre de héroes! La especie humana SIEMPRE ha sido muy violenta. Los ‘buenos’ siempre han estado dominados”, publicó.

Sin embargo, el empresario respondió que “sería complicado” comprar votos, tal como lo propuso Koury: “dar un bono en efectivo o un lindo premio a todos los empleados de nuestras empresas”, quien también ordenó banderitas “para repartir a los comerciantes y clientes de Barra World Shopping a partir de septiembre”.

 

Desconfianza

Otra constante en el grupo de empresarios es la desconfianza en el sistema electoral brasileño, como lo expresa Meyer Nigri, fundador de Tecnisa y uno de los empresarios más influyentes con el gobierno federal, quien señaló el pasado 8 de agosto que “el STF será responsable de una guerra civil en Brasil”.

El mismo día, el empresario José Isaac Peres, accionista de Multiplan, arremetió contra las encuestas electorales, diciendo que están “amañadas” para confirmar resultados de “urnas secretas”.

“El TSE es una costilla del Supremo, que tiene 10 ministros del PT. Bolsonaro gana en los votos, pero puede perder en las encuestas. Hasta ahora, millones de votos anulados en las últimas elecciones discurren en el secreto de la Justicia. No hubo explicación”, escribió Peres.

Previamente, Nigri señaló que “todo este perjuicio a la democracia por parte de los tres ministros del TSE/STF solo aumenta la sospecha de fraude preparada con motivo de las elecciones. Datafolha infla los números de Lula para apoyar al TSE con motivo del anuncio del resultado electoral”, dijo.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias