Seleccionar página

Científicos generan electricidad desde un volcán en la Antártida

Fuser News

05/05/2024
Un equipo de científicos de la Universidad Pública de Navarra, España, (UPNA), logró producir electricidad a partir del calor generado por un volcán en la Antártida, lo que abre las puertas a un futuro sistema para predecir erupciones y reducir su impacto en las poblaciones cercanas a estas formaciones geológicas.
Los investigadores lograron proporcionar energía de forma continua a dispositivos que servían para vigilar la actividad volcánica en la solitaria Isla Decepción, y constituye un avance para monitorizar en tiempo real fenómenos geológicos y volcánicos.

K. Jiménez

Un equipo de científicos de la Universidad Pública de Navarra, España, (UPNA), logró producir electricidad a partir del calor generado por un volcán en la Antártida, lo que abre las puertas a un futuro sistema para predecir erupciones y reducir su impacto en las poblaciones cercanas a estas formaciones geológicas.

De acuerdo a una publicación de la universidad, los investigadores lograron proporcionar energía de forma continua a dispositivos que servían para vigilar la actividad volcánica en la solitaria Isla Decepción, y constituye un avance para monitorizar en tiempo real fenómenos geológicos y volcánicos.

El equipo de investigación ha inventado y desarrollado una tecnología hasta ahora inédita, basada en módulos termoeléctricos de efecto Seebeck. Éstos son capaces de transformar el calor geotérmico del volcán en energía eléctrica. Para ello, se aprovecha la diferencia de temperatura que existe entre el calor de las fumarolas y el frío aire de la Antártida.

Este generador termoeléctrico geotérmico ha sido instalado en la Isla Decepción. Se trata de uno de los dos volcanes activos que existen en la Antártida, donde se llevan a cabo varios proyectos de investigación que están relacionados con la geología volcánica.

La UPNA participa en una campaña polar antártica gracias al proyecto “Generadores termoeléctricos autónomos para vigilancia volcánica” (VIVOTEG), cuyos investigadores principales son el catedrático David Astrain Ulibarrena y el profesor Álvaro Martínez Echeverri.

Vigilancia volcánica

“Se estima que el 10% de la población mundial vive a menos de 100 km de distancia de un volcán activo; es decir, con posibilidades de entrar en erupción. Por ello, el estudio geológico y la vigilancia volcánica son extremadamente importantes para conocer mejor estos fenómenos y poder predecir una posible erupción, reduciendo el potencial impacto sobre la población”, indica David Astrain.

A pesar de ello, menos de un tercio de los volcanes están siendo monitorizados, según estimaciones de la World Organization of Volcano Observatories. “Una de las razones principales de esta carencia se encuentra en el reto tecnológico que representa el suministro energético necesario para alimentar los sensores de medida y equipos de emisión de datos geológicos y vulcanológicos, especialmente en lugares remotos y de climatología extrema”.

Resultados prometedores

Aunque los datos obtenidos sean promisorios, el equipo de investigadores advierte que apenas es el comienzo, e instalarán más generadores en la próxima campaña Antártica.

“Si demostramos el correcto funcionamiento durante todo el año en la Antártida, esta tecnología podría ser extrapolada a muchos otros volcanes del mundo, lo que contribuirá a aumentar la seguridad de la sociedad civil, al mejorar la vigilancia volcánica remota con una mejor y mayor anticipación a las erupciones volcánicas”.

 

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies