Seleccionar página

Caso de acoso sexual por párroco paraguayo podría alcanzar instancias internacionales

Fuser News

29/04/2022
El caso de acoso sexual que implica al párroco paraguayo Silvestre Olmedo podría alcanzar instancias internacionales, luego de que un Tribunal de Apelaciones del Poder Judicial de dicho país anulara este martes la sentencia a un año de prisión, la cual había sido demandada por el acusado.
El sacerdote Silvestre Olmedo fue señalado de haber acosado sexualmente a Alexa Torres en 2016, quien lo acusa de haberla manoseado cuando era voluntaria en grupos juveniles de la Parroquia San José de Limpio.

El caso de acoso sexual que implica al párroco paraguayo Silvestre Olmedo podría alcanzar instancias internacionales, luego de que un Tribunal de Apelaciones del Poder Judicial de dicho país anulara este martes la sentencia a un año de prisión, la cual había sido demandada por el acusado.

María José Durán, abogada de la víctima, declaró al diario ABC que «desde el consultorio vamos a tomarnos el tiempo prudente de hacer un análisis más exhaustivo y sobre eso tomar una decisión (respecto a) si están dadas las condiciones para recurrir a la Corte Suprema de Justicia, a la sala penal, a través de la figura de la casación, sin descartar la posibilidad de ir a instancias internacionales».

«Todavía no hemos tomado la decisión, vamos a ir primero por las condiciones para llegar a la Corte (Suprema de Justicia), luego evaluaríamos si sería ante Naciones Unidas o la Corte Interamericana (de Derechos Humanos). Esta decisión tenemos que tomarla con (la víctima) Alexa Torres. Tenemos que hacer un análisis detallado del contenido del fallo», agregó la abogada.

Código Penal

Según el medio paraguayo, el tribunal que anuló la condena estuvo integrado por Oscar Rodríguez Kennedy, Nidia Fernández y Guillermo Zillich: el primero votó por la absolución de culpa y reproche, mientras los otros dos votaron por la prescripción del delito.

El caso

Silvestre Olmedo fue señalado de haber acosado sexualmente a Torres en 2016, quien lo acusa de haberla manoseado cuando era voluntaria en grupos juveniles de la Parroquia San José de Limpio.

Al respecto, Rodríguez Kennedy, explicó que el artículo 133 del Código Penal establece que en el caso de que se hostigara a alguien con fines sexuales, es necesario que el delito se cometa “con persistencia” y que la conducta conlleve a acciones que “lesionen la libertad de la persona”, por lo que no basta con un hecho aislado.

Asimismo, el magistrado afirmó que era necesario que el autor del delito tuviera autoridad sobre la víctima.

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias