Seleccionar página

Camilla Fabri Saab: Policía de Cabo Verde está consciente de la ilegalidad

Fuser News

21/10/2021
Katia, hermana del Enviado Especial, increpó a uno de los funcionarios policiales de apellido Évora diciéndole “tú sabes que esto es ilegal” y este le contestó “yo sé que es ilegal, pero se lo llevan”.

Jiménez

Redacción Fuser News

Camilla Fabri Saab, esposa del diplomático venezolano Alex Saab, afirmó este miércoles que los propios efectivos de la Policía Nacional de Cabo Verde estaban conscientes de la ilegalidad cometida con su secuestro, ejecutado el pasado 16 de octubre.

En una entrevista concedida al espacio Es Noticia del canal Telesur, Camilla Fabri Saab relató que Katia, hermana del Enviado Especial, increpó a uno de los funcionarios policiales de apellido Évora diciéndole “tú sabes que esto es ilegal” y este le contestó “yo sé que es ilegal, pero se lo llevan”.

Fabri Saab indicó que se enteró del secuestro de Saab por su cuñada Katia, quien pudo visitarlo en pocas ocasiones.  “Eran las 2 de la tarde cuando me llamó diciendo ‘ya se lo llevaron a los Estados Unidos”, narró.

La esposa del diplomático describió el inmenso despliegue de seguridad, con “veinte camionetas que estaban regresando del aeropuerto y cuando le preguntaron a Évora les dijo ‘nosotros lo hemos entregado, aceleraron la extradición y Alex se ha ido”.

Ilegalidad y crueldad

Fabri Saab solo ha podido hablar cinco minutos con su esposo, y en tan escaso tiempo él pudo contarle cómo “le saltaron encima 20 policías americanos en la casa y no le dieron tiempo ni siquiera de llevarse los zapatos puestos, en dos minutos, así se lo llevaron con violencia”, expresó.

Fue enfática en señalar que desde el 12 de junio de 2020 “todo fue ilegal, la detención fue ilegal, todo, desde el primer día. Él simplemente estaba en una misión humanitaria, él aterrizó en Cabo Verde para repostar gasolina en 30 minutos cuando entraron policías por la fuerza”, recordó Fabri Saab.

Prosiguió relatando que al diplomático venezolano “lo torturaron por tres días, sin agua ni comida, y se lo llevaron a una cárcel en San Vicente. Todo fue inhumano, nunca respetaron el derecho internacional, su inmunidad”, dijo.

“Escondieron los papeles que el tenía, que decían que era una misión humanitaria, los escondieron y le negaron atención médica, le violaron los derechos humanos. Todas las veces que los abogados de nosotros intentaban entrar, ellos los deportaban, nunca tuvo acceso a un abogado”, expresó conmovida.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias