Seleccionar página

Cambio climático causó sequía extrema en la Amazonía

Fuser News

29/01/2024
Investigadores afirman que el cambio climático fue el principal impulsor de la devastadora sequía que azotó el Amazonas en 2023, mientras el calentamiento global amenaza uno de los ecosistemas más importantes del mundo.
El cambio climático causado por la contaminación de carbono había hecho que la sequía fuera 30 veces más probable de junio a noviembre de 2023.

K. Jiménez

Investigadores afirman que el cambio climático fue el principal impulsor de la devastadora sequía que azotó el Amazonas en 2023, mientras el calentamiento global amenaza uno de los ecosistemas más importantes del mundo.

Al principio, algunos expertos sugirieron que el fenómeno El Niño, con su estela de calor e incendios forestales redujo vías fluviales clave y tuvo un costo calamitoso para la vida silvestre en la Amazonía, pero un estudio publicado esta semana señala otro responsable.

Científicos del grupo World Weather Attribution (WWA), afirmaron en un informe publicado a mediados de semana que el cambio climático causado por la contaminación de carbono había hecho que la sequía fuera 30 veces más probable de junio a noviembre de 2023.

Sumidero de carbono

Los autores también advirtieron que la situación sólo puede agravarse a medida que el clima se calienta, empujando al Amazonas hacia un «punto de inflexión» climático, y alertaron el riesgo de que se transforme de bosque tropical a sabana, reduciendo su capacidad para almacenar carbono.

Regina Rodrigues, profesora de Oceanografía Física y Clima de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), afirmó que «si permitimos que las emisiones inducidas por el hombre y la deforestación lo lleven hasta el punto de inflexión, se liberarán grandes cantidades de dióxido de carbono, lo que complicará aún más nuestra lucha contra el cambio climático»

Datos comparados

Para investigar el papel que pudo haber desempeñado el cambio climático en la sequía, los científicos utilizaron datos meteorológicos y simulaciones de modelos informáticos.

Compararon el clima actual con la situación antes del calentamiento global, y descubrieron que el cambio climático había hecho que las escasas precipitaciones fueran 10 veces más probables y la sequía agrícola unas 30 veces más probable.

Los investigadores advirtieron que si bien la sequía era actualmente un evento que ocurre una vez cada 50 años, con un calentamiento global de 2°C la Amazonia sufriría estas condiciones aproximadamente cada 13 años.

«Este resultado es muy preocupante», afirmó Friederike Otto, profesora titular de ciencia del clima en el Instituto Grantham del Imperial College de Londres.

«Nuestras opciones en la batalla contra el cambio climático seguirán siendo las mismas en 2024: continuar destruyendo vidas y medios de subsistencia quemando combustibles fósiles, o asegurar un futuro saludable y habitable reemplazándolos rápidamente con energía renovable limpia», señaló Otto.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies