Seleccionar página

Cabo Verde y la diplomacia del silencio cómplice

Fuser News

16/10/2021
Este silencio puede tener explicación en lo que ha sido el desarrollo del proceso ilegal, injusto e inconstitucional que se le sigue al Enviado Especial de Venezuela Alex Saab.

Karen Jiménez

Redacción Fuser News

Las autoridades de Cabo Verde han optado por guardar un silencio cómplice ante las violaciones a los derechos humanos cometidas contra el diplomático venezolano Alex Saab: torturas, tratos inhumanos y degradantes y arresto arbitrario que ya han sido denunciadas desde la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esta política de silencio del Gobierno caboverdiano se extiende al terreno de las redes sociales y los medios de comunicación: las cuentas de Twitter del primer ministro Ulisses Correia e Silva y del canal de la ONU en el archipiélago están protegidas para que solo un pequeño grupo de “privilegiados” acceda a sus publicaciones.

Asimismo, el presidente de Cabo Verde, Jorge Fonseca, elude a los reporteros y evita ofrecer declaraciones. Entonces vale preguntarse ¿qué esconde Cabo Verde? ¿por qué evita el escrutinio público? ¿qué motivos existen para mantener su gestión en el oscurantismo?

Al margen de la ley

Este silencio puede tener explicación en lo que ha sido el desarrollo del proceso ilegal, injusto e inconstitucional que se le sigue al Enviado Especial de Venezuela Alex Saab a instancias de los Estados Unidos.

Cabo Verde debe explicar al mundo por qué Saab permanece secuestrado en la isla de Sal pese a dos dictámenes del Tribunal de la Cedeao y un dictamen de la Corte de Derechos Humanos en los cuales se ordena su liberación inmediata.

Asimismo, la nación africana debe explicar ante la comunidad internacional los motivos –inexistentes- y las bases legales –inexistentes también- sobre las cuales se ejecutó el arresto de un diplomático protegido y con inmunidad garantizada por la Convención de Viena.

Hasta el momento, las autoridades de este pequeño archipiélago han elegido callar y ceder a las presiones de los Estados Unidos, situándose al margen de sus propias leyes y dando la espalda al derecho internacional.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias