Seleccionar página

Biden se perfila como el peor presidente estadounidense de los últimos tiempos

Fuser News

26/10/2021
Desde su primer día en la Casa Blanca, el demócrata se ha lucido: llamó "asesino" a su par de Rusia, Vladímir Putin, y su última gran ocurrencia la soltó en un encuentro con votantes, cuando dijo que iría en defensa de Taiwán en caso de una agresión de China: "Sí, tenemos un compromiso".

Redacción Fuser con información de Sputnik Mundo

En los Estados Unidos (EE.UU.), Joe Biden es considerado el peor de los últimos 10 presidentes en sus primeros 9 meses de gestión, y su imagen se desdibuja en medio de la desastrosa huida de Afganistán, dejando a ese país en un polvorín, la traición a Francia, y la amenaza a China con una posible guerra a cuenta de Taiwán.

Desde su primer día en la Casa Blanca, el demócrata se ha lucido: llamó «asesino» a su par de Rusia, Vladímir Putin, y su última gran ocurrencia la soltó en un encuentro con votantes, cuando dijo que iría en defensa de Taiwán en caso de una agresión de China: «Sí, tenemos un compromiso».

El Dr. en Historia y Dr. en Derecho José Luis Orella, señala que se trata de un discurso bidireccional: «por una parte, un discurso a nivel interno, hay ‘ciertos públicos’ norteamericanos que denotan esa hipersensibilidad patriótica y ese mensaje un poco mesiánico de los EE.UU., que lo tiene muy aglutinado el Partido Republicano, y que el Partido Demócrata también quiere participar de ello”.

En picada

En 9 meses, la popularidad de Biden se desploma más rápido que la de los últimos 10 presidentes de EE.UU. En el tercer trimestre a aprobación de su gestión cayó 11,3 hasta el 42%, cuando en su primer mes de mandato sus apoyos se situaban en el 57%.

Lo que más preocupa a Biden es su caída dentro del electorado afroamericano, porque sin el voto de las demócratas afroamericanas, Biden no habría conseguido la nominación como candidato en el estado clave de Carolina del Sur y quién sabe si hubiera llegado a competir con Donald Trump.

Este último escenario «se veía venir», de acuerdo al Dr. Orella, «en el aspecto que la cuestión es ese protagonismo de intentar movilizar unos sectores sociales, muchas veces con una alta abstención, y por eso vino ese gran protagonismo de la vicepresidenta ‘desaparecida’ Kamala Harris, que daba por lo tanto esa línea como de mayor radicalidad o extremismo al Partido Demócrata para movilizar un tipo de ciudadano que habitualmente no iba a votar y siempre eran unas elecciones con una muy baja participación», concluye Orella.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias