Seleccionar página

Banco de Inglaterra sube tasas y advierte recesión

Fuser News

04/08/2022
Desde diciembre de 2021, el banco central británico ha subido las tasas seis veces, pero está alza es la mayor desde 1995, producto de la presión sobre el gobernador Andrew Bailey y sus colegas después de los recientes aumentos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco Central Europeo (ECB) y otros bancos centrales.

Este jueves, el Banco de Inglaterra (BoE) subió las tasas de interés a 1,75%, el máximo en 27 años, pese a advertir que se avecina una larga recesión, en medio de su lucha por contener la creciente inflación que se estima alcance el 13% a finales de este año.

Según informó Reuters, el Comité de Política Monetaria del BoE votó 8 a 1 a favor de un aumento de medio punto porcentual en la tasa bancaria, su nivel más alto desde fines de 2008, cuando se situó en 1,25%.

Desde diciembre de 2021, el banco central británico ha subido las tasas seis veces, pero está alza es la mayor desde 1995, producto de la presión sobre el gobernador Andrew Bailey y sus colegas después de los recientes aumentos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco Central Europeo (ECB) y otros bancos centrales.

En su reporte correspondiente a agosto, el ente emisor indicó que el índice de inflación superó el 9% y «esperamos que aumente aún más este año a alrededor del 13%, debido a las facturas de energía más altas».

Asimismo, el BoE anunció una contracción de la economía de Reino Unido, motivada a la disminución de los ingresos familiares por el aumento de los costos de la energía, como consecuencia de las «sanciones» contra el petróleo y gas de Rusia a partir del conflicto en Ucrania.

Recesión

El banco advirtió que Gran Bretaña se enfrentaba a una recesión con una caída del 2,1 % en la producción, similar a la caída de la década de 1990, pero menor que el impacto de la pandemia Covid-19 y la recesión causada por la crisis mundial de 2008-09.

El último trimestre de 2022 comenzará la contracción económica, que continuará durante todo 2023, lo que la convertiría en la recesión más larga para Reino Unido desde la crisis financiera mundial.

Eso dejaría a los hogares enfrentando dos años consecutivos de caídas en sus ingresos disponibles, la mayor contracción desde que comenzaron estos registros en 1964.

La inflación de los precios al consumidor británicos alcanzó un récord de 40 años del 9,4 % en junio, más de cuatro veces el objetivo del 2 % planteado por el BoE, lo que representa una gran presión sobre el futuro sucesor de Boris Johnson, quien dimitió el pasado 7 de julio.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias