Seleccionar página

Amazonia en riesgo: 47% de la selva amenazada por el cambio climático

Fuser News

16/02/2024
Predicen que entre el 10% y el 47% de la Amazonia estará expuesta a tensiones, amenazada por el aumento de las temperaturas

O. Gallardo

A pesar de que la Amazonia ha resistido 65 millones de años a los cambios naturales del clima, se acerca a su punto de inflexión crucial en 2050, producto de la deforestación y la crisis climática causada por la humanidad, que han traído nuevos niveles de tensión, según un reciente estudio.

Esto podría tener consecuencias devastadoras para la región y la capacidad del planeta para hacer frente al cambio climático, además de causar un colapso a gran escala del sistema forestal en las próximas tres décadas.

En el estudio, dirigido por investigadores de la Universidad Federal de Santa Catarina (Brasil) y publicado en la revista Nature, predicen que entre el 10% y el 47% de la Amazonia estará expuesta a tensiones, amenazada por el aumento de las temperaturas, las sequías, la deforestación y los incendios, lo que podría llevar al ecosistema a su punto de inflexión, un umbral crítico que una vez cruzado conducirá a una espiral descendente de impactos.

Bernardo Flores, autor principal del estudio, señaló que ya conocían todos los factores en juego, pero, una vez que conectaron las piezas del rompecabezas, «la imagen fue alarmante (…) Nuestros hallazgos revelaron cómo el sistema forestal amazónico podría entrar en una fase de colapso autoreforzado antes de lo que se pensaba». Estudios anteriores no habían predicho que un colapso de esta magnitud pudiera producirse en el siglo XXI.

Una catástrofe como esta en el «pulmón del planeta» debilitaría su capacidad de absorber de la atmósfera la contaminación por carbono que calienta la Tierra, lo que agravaría el calentamiento global, por tratarse de la selva tropical más extensa del mundo.

Calculan que muertes acumuladas por cambio climático ascenderán a 4 millones en 2024

La Amazonia se ha convertido ya en un emisor neto de carbono, lo que significa que ahora libera más carbono a la atmósfera del que absorbe. Los incendios forestales y la tala son las principales causas de ese cambio, pero la selva sigue siendo un enorme y crucial almacén de carbono, con el equivalente a entre 15 y 20 años de las reservas mundiales.

Agua y humedad

De acuerdo con el estudio, el deterioro de la Amazonia podría afectar a los bosques de otras partes de Sudamérica, pues la selva es crucial para el suministro de agua en toda la región, aportando hasta la mitad de las precipitaciones a través de lo que los autores denominan «ríos voladores».

La lluvia se origina sobre la Amazonia y se extiende a otras partes de la región, lo que significa que otros bosques y ecosistemas que dependen de la lluvia pueden prosperar, como los humedales del Pantanal -el mayor humedal tropical del mundo que atraviesa Brasil, Bolivia y Paraguay- y la cuenca del río de la Plata, un sistema hídrico biodiverso y crucial que drena una quinta parte del territorio sudamericano.

«La selva amazónica es una importante bomba de humedad a la atmósfera, que contribuye a los procesos de circulación que transfieren humedad por todo el planeta (…) Cuando el bosque se reduce, se debilita este proceso, haciendo que el clima global encuentre un nuevo equilibrio», explica Flores.

Estrés hídrico y calentamiento global

Los investigadores destacan que el estrés hídrico, que se produce cuando no hay agua suficiente para satisfacer las necesidades humanas o ecológicas, es un factor común en las alteraciones de la Amazonia.

Refieren que el calentamiento global intensifica los efectos del estrés hídrico al ocasionar que el clima amazónico se vuelva más seco y cálido, afectando los árboles, sobre todo en los que tienen poca resistencia a la sequía en las zonas noroccidentales de la selva, que «podrían sufrir una mortalidad masiva si se vieran expuestos repentinamente a un estrés hídrico grave», dice el estudio.

La investigación indica que alcanzar su punto de inflexión también podría hacer inhabitables partes de la Amazonia debido a un calor insoportable y a la falta de recursos para los pueblos indígenas y las comunidades locales.

En este sentido, los investigadores recomiendan poner fin a la deforestación, promover la restauración de los bosques y ampliar las zonas protegidas y los territorios indígenas.

Además, exhortan una cooperación mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el trabajo conjunto de los países amazónicos para promover la restauración forestal.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies