Seleccionar página

Alex Saab y los olvidados Derechos Humanos…

Fuser News

02/12/2022
Alex Saab envía carta a Óscar López Rivera
La activista por los derechos humanos y funcionaria de la Defensoría del Pueblo en Venezuela, Shaitlee Martínez Medina, cuestiona la “universalidad y dignidad de la Declaración de los Derechos Humanos” ante la violación a la que ha sido sometido el diplomático venezolano Alex Saab.

Raymar

A propósito del 10 de diciembre y la cumpleañera
Declaración de Derechos Humanos

Por: Shaitlee Dayana Martínez Medina.

En nuestra cultura, tenemos un refrán muy popular que dice “el camino del infierno, está empedrado de buenos deseos”, esto para ilustrar que en ocasiones se disfrazan de buenas intenciones, no tan luminosos propósitos, y hago alusión a esta metáfora para desdibujar los preceptos que el sistema hegemónico instaurado nos han vendido, acerca de la universalidad de los derechos humanos y que todas las personas tenemos y gozamos de derechos, por el simple hecho de haber nacido. Recordemos que el próximo 10 de diciembre se estará conmemorando el Día Internacional de los Derechos Humanos.

A propósito de esto,  el profesor venezolano  y especialista en derechos humanos desde las visiones críticas,  Gregorio Pérez Almeida , nos  ha narrado en incontables escritos,  su análisis histórico-político, partiendo del hecho de que la protagonista de la redacción de la Declaración de los Derechos Humanos, fue  Eleanor Roosevelt, con su arraigado espíritu tolerante y humanitario, ella fue el motor que impulsó el proceso de  la redacción de la Declaración entre los años 1947-48, conjuntamente con un equipo de 7 “colaboradores”, quienes desde sus convicciones occidentales y liberales, convirtieron este documento, en una arma política para instaurar la creciente hegemonía de los Estados Unidos y Europa,  en un mundo marcado por la idea colonial del poder,  el inicio de la Guerra Fría, el terror que le generaba el fantasma del comunismo, los avances de Mao en China, entre otras tensiones internacionales.

En este ambiente de conflictividad entre dos grandes bloques de formas de ver el mundo (liberales y socialistas), la discusión filosófica acerca de ¿qué es lo universal? ¿Por qué se escogieron esos 30 derechos? además del establecimiento como “único” del trinomio dignidad- universalidad-humanidad, se dejó para después, blindando así, a la Declaración con un estatus de inalterable y definitivo, fundamentada en el discurso sobre el Estado de la Unión( Roosevelt,1941) y la Carta de las Naciones Unidas (1945) y sin dejar de excluir la activa participación de Charles Malik, el delegado hindú, quien como bien lo explica Almeida, “se pagó y se dio el vuelto”, al estar involucrado directamente, en la redacción, revisión y aprobación de dicho documento.

En este sentido, se obviaron las distintas comprensiones de la realidad de otras culturas, que desde una mirada desde el sur y decolonial, de este episodio de la historia, cuestionan la idea de universalidad de los DD.HH., ya que estos son universales solo cuando se consideran desde un punto de vista occidental, además de que esta idea permitió a este lado del globo, autoconcebirse como naturalmente superiores e imponerse violentamente sobre el resto de las culturas, hechos que continúan sucediendo, ya que en nombre de los derechos humanos se avalan invasiones, se expande en el mundo la idea del terrorismo y se justifican invasiones y guerras entre países.

Por ahora, otras voces han estado desentrampando la historia única y canónica de los derechos humanos, para que, como humanidad, no caigamos ni en la trampa o complicidad de no cuestionar un sistema que solo pretende conservar el poder y avanzar sobre sus enemigos, además de no accionar ante la defensa, protección y concreción de derechos que beneficien a todas y todos.

Un claro ejemplo de esto, lo vivimos en la actualidad, al enfrentarnos como país, al bloqueo económico y las medidas coercitivas unilaterales por Estados Unidos, ante la mirada inquisitiva de algunos organismos internacionales de derechos humanos, que ni aprueban ni condena dicha situación que ha traído al pueblo venezolano, calamidades, muertes, escasez y desesperanza.

Otro claro ejemplo, es lo ocurrido al diplomático venezolano Alex Saab, quien al encontrarse como enviado especial en una Misión Humanitaria hacia la República Islámica de Irán, el 12 de junio del 2020, al solicitar recargar combustibles, tuvo que aterrizar en el Aeropuerto Internacional Amílcar Cabral, ubicado en la isla de Sal, en Cabo Verde, ya que se le había negado la entrada a Marruecos y Argelia.

Mientras se cumplían los procedimientos de rigor con la aeronave, esta fue abordada por funcionarios de la Policía Nacional de Cabo Verde, quienes le informaron al diplomático que debía acompañarlos para responder ante una situación con las autoridades de ese país. Saab, fue sacado por la fuerza del avión, sin tomar en cuentas sus credenciales diplomáticas, luego le informaron que estaba siendo objeto de una detención. Alex solicitó ver la alerta de la Interpol, pero no se le mostró, también solicitó ver la orden de captura y en ningún caso, se le dio muestra de las razones para detenerlo.

A partir de ese momento, se les negaron sus derechos consulares, diversos instrumentos internacionales de Derechos Humanos, entre ellos, la Convención de Viena, fueron lanzados al traste por la comunidad internacional y olvidados debajo de la alfombra de la “universalidad y dignidad de la Declaración de los Derechos Humanos”, más de 70 años de tradición, escondidos a conveniencia del poderoso (aunque muy golpeado) del Norte.

Del mismo modo, al diplomático, no se le permitió comunicarse con las autoridades del país, Alex Saab fue detenido sin orden de captura, ni alerta roja de Interpol, además, durante nueve meses, la orden de arresto con la cual se justificaba su detención que fue enviada por Estados Unidos, estaba a nombre de otra persona y así permaneció en tres instancias judiciales.

Una vez detenido, fue aislado en una celda de dos metros de largo y dos metros y medio de ancho, sin luz ni ventilación, fue torturado físicamente para que firmara una solicitud de extradición voluntaria. Además de ser sometido a una presentación ante un juez, en la que no se le permitió un intérprete ya que desconocía el idioma por lo que no tenía un real conocimiento de lo que le estaba ocurriendo. Posteriormente, continúo siendo víctima de tortura en repetidas veces, con golpes y bolsas en la cabeza, además de permanecer incomunicado de su familia, su esposa e hijas a quienes había dejado en Venezuela.

Aunado a todo lo vivido en Cabo Verde, en octubre de 2021, Saab fue secuestrado por segunda vez, cuando en plena pandemia que el mundo vivía por la Covid 19, fue llevado “ilegalmente” a Estados Unidos, donde continúa hasta el momento.

 

El Estado venezolano, en la lucha por rescatar al diplomático, ha realizado múltiples esfuerzos por lograr la reivindicación de sus derechos, para muestra de ello, Saab fue  incorporado a la mesa de diálogo  que mantenía el Ejecutivo con un sector opositor del país, en la ciudad de  México, durante el año 2021 y en la actualidad su esposa Camilla Fabri como defensora de los derechos humanos, hace parte de la nueva mesa de diálogo, que se retoma para continuar las negociaciones entre  ambos sectores políticos del país, pero especialmente, para que no olvidemos a nuestro diplomático secuestrado en Estados Unidos.

Este terrible episodio de nuestra historia reciente, demuestra la hipocresía en torno a los derechos humanos, al someter a un proceso judicial ilegal, inhumano, y violatorio de todos sus derechos a Alex Saab, a quien seguramente su nombre se tratará de borrar de nuestra memoria histórica por la imposición de un país sobre la justica. Un Estado que inspiró y redactó dicha Declaración, que el mundo celebrará el próximo 10 de diciembre.  Un país que ha olvidado una Ley que él mismo creó, además de pisotear el espíritu de hermandad universal que empedró los buenos deseos del nacimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Alex Saab también es un sujeto digno de gozar de todos sus derechos y tiene hasta el momento 901 secuestrado … ¡Prohibido Olvidar!

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias