Seleccionar página

Alex Saab, un diplomático sin inmunidad

Fuser News

07/04/2022
Guaidó también reconoce estatus diplomático de Alex Saab
El secuestro de Alex Saab sienta un peligroso precedente para el ejercicio de la diplomacia. EE.UU. ha cometido un grave atentado al derecho internacional y para justificar tal atrocidad ha pretendido establecer que los acuerdos alcanzados en la Convención de Viena son de cumplimiento opcional.

Fusernews

Jeezer Páez para Fuser News

Desde los inicios de la Revolución Bolivariana cada inquilino de la Casa Blanca ha sido manejado por las élites norteamericanas para invertir todas las energías posibles de su gobierno y sus élites financieras en controlar a Venezuela, como solían hacerlo.

Una vez que EE.UU. entendió que se les haría imposible controlar al comandante Chávez, se desarrolló el historial de agresiones que se han ejecutado contra nuestra patria y que todos ya conocemos ampliamente, bajo el intento de dominación mundial que ha caracterizado históricamente al imperio norteamericano.

Contra Venezuela los gobiernos de EE.UU. han probado cada táctica posible. Desde golpes de estado hasta intentos de magnicidio, pasando por la desestabilización social permanente y sabotaje económico, en un ambiente de constante manipulación mediática.

El ataque más grave fue el asesinato del comandante Chávez. Asesinato del que no tengo pruebas, pero tampoco tengo dudas.

“A las 4:25 de la tarde de hoy, 5 de marzo, ha fallecido el comandante presidente Hugo Chávez Frías”, informaba un consternado Nicolás Maduro.

Crujió la historia. El gobierno de los EE.UU. se frotaba las manos, ¡ahora si! Había llegado el momento de acabar con la Revolución Bolivariana. Las agresiones y el asedio, que desde siempre habían existido contra Venezuela, se intensificó de manera exponencial.

Un Nobel de la Paz le declara la guerra a Venezuela

Obama - COVID-19

El 8 de marzo de 2015, el ganador del premio Nobel de la Paz, que no pasó ni un día de su gobierno sin guerra, Barack Obama, declaró a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos” (Orden Ejecutiva 13692). EE.UU. oficializaba la aplicación de Medidas Coercitivas Unilaterales (MCU) e ilegales. El asedio contra Venezuela cobraba un tono mucho más oscuro y criminal. Su objetivo era rendir al pueblo de Venezuela por hambre mediante la aplicación de un bloqueo económico al Estado venezolano, que por años sostuvo la economía del país facilitando a los factores económicos el acceso a divisas preferenciales que provenían de los ingresos petroleros.

EE.UU. decidió infligir un daño al pueblo de forma tal que este le facilitara el camino al “cambio de régimen”, ya fuera por vía electoral o por estallido social. Ninguna de las dos ocurrió. Sin embargo, ese mismo diciembre, las MCU ocasionaron una de las pocas victorias de las que se puede jactar el imperio. La oposición más arrastrada que la historia de Venezuela ha podido conocer tomaba control del Poder Legislativo por vía democrática y “pacifica”, de la mano de un inagotable financiamiento gringo y una feroz campaña mediática.

La oposición entrega de los recursos de Venezuela

Juan Guaido

La directiva de esta Asamblea proporcionaría a los enemigos de nuestra patria una justificación “legal” para el robo de nuestros activos en el exterior, atentarían contra la estabilidad político-social del país y validarían el bloqueo, pidiendo incluso su recrudecimiento. De esa forma, EE.UU. y sus súbditos lograron arrebatarnos el control de MONOMEROS, CITGO, nuestro oro depositado en bancos extranjeros como reserva y nos han sido retenidos infinidad de pagos en el sistema comercial internacional, afectando gravemente el funcionamiento normal de nuestra economía en detrimento de nuestro pueblo.

Tuvimos que enfrentarnos a los fenómenos de acaparamiento, extracción, especulación, usura, inflación e hiperinflación inducidos. EEUU había creado “la tormenta perfecta”.

En 2016, tras varios esfuerzos de neutralizar el sabotaje económico generalizado y una vez detectada una de las vías de distorsión, el presidente Maduro creó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), dándole al pueblo el poder para intervenir en la cadena de distribución y garantizar una atención primaria para el pueblo que estaba siendo brutalmente atacado. Un potente esfuerzo del que las mujeres de nuestra patria han sido protagonistas desde entonces.

Estos planes fueron golpeados, pues la persecución de EE.UU. atentaba contra la adquisición de alimentos e insumos de forma regular. Ante la aplicación de un bloqueo criminal era indispensable la toma de acciones extraordinarias para evadir esa agresión. Entonces aparece, en este escenario de nuevas dificultades, Alex Saab.

El Agente Antibloqueo

Comunicado Fundación Free Alex Saab

La historia de Alex Saab, como aliado del gobierno Bolivariano en la atención al pueblo mediante la construcción de viviendas de bajo costo, su eficiencia en la ejecución de los proyectos asignados, la experiencia en el ámbito comercial y su acompañamiento en diversas acciones que beneficiaron al pueblo en esa búsqueda de la mayor suma de felicidad posible que ha sido objetivo primordial para la Revolución Bolivariana, le permitió contar con la confianza del presidente Maduro para la realización de la labor más importante de su vida: convertirse en un Agente Antibloqueo.

Ante la imperiosa necesidad de acceder a alimentos, insumos médicos y combustibles, los gobiernos de Venezuela e Irán acordaron intercambios binacionales. Alex Saab fue propuesto como Enviado Especial para esta misión por el presidente Nicolas Maduro y fue aceptado por el Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán, Ayatolá Jamenei. Alex Saab, como Enviado Especial, adquiría inmunidad diplomática a la luz de la Convención de Viena.

Los eventos del secuestro de Alex Saab ya son ampliamente conocidos, el 12 de junio de 2020, en una parada técnica en Cabo Verde fue secuestrado por funcionarios policiales de ese gobierno bajo instrucciones de la administración de Trump en un procedimiento absolutamente plagado de irregularidades.

El secuestro de Alex Saab sienta un peligroso precedente para el ejercicio de la diplomacia. EE.UU. ha cometido un grave atentado al derecho internacional y para justificar tal atrocidad ha pretendido establecer que los acuerdos alcanzados en la Convención de Viena son de cumplimiento opcional.

El gobierno de los EE.UU., luego de que Alex Saab pasara 491 días secuestrado en Cabo Verde, sometido a diversas torturas físicas y psicológicas, violaciones a sus derechos civiles, diplomáticos y humanos, lo secuestró por segunda vez y se lo llevó a EE.UU. donde lleva 170 días sometido a un juicio que, dado el hecho de que no posee ningún elemento probatorio que pueda sostener la acusación en su contra y aun así sigue siendo retenido ilegalmente, podemos concluir es  por razones absolutamente políticas.

El gobierno de los EE.UU. no niega la condición diplomática de Alex Saab, sin embargo, para sostener su “argumento” se han atrevido a excusas tan absurdas como:

  • EE.UU. no reconoce a Nicolas Maduro como presidente legítimo de Venezuela, por tanto, no tiene que reconocer la legitimidad de ningún funcionario vinculado a su gobierno. Para validar este argumento ha decidido ratificar su apoyo al adefesio Juan Guaidó, un monigote de poca monta.
  • Alex Saab fue designado como Enviado Especial de Venezuela ante la República Islámica de Irán, por ende, Alex es diplomático para Irán, pero su condición no se extiende a otros países como Cabo Verde o EE.UU.

El primer argumento es tan absurdo como el intento de establecimiento de un interinato cuya designación no le permitió ganar ni un centímetro en el terreno político venezolano y es tan débil que incluso el mismo gobierno de los EE.UU. lo ha tenido que hacer a un lado en los recientes acercamientos que le ha tocado hacer a la administración Biden con el gobierno real de Venezuela en búsqueda de un respiro ante la situación de incertidumbre mundial que han causado por los avances de la OTAN hacia Rusia, que derivaron en la operación de desmilitarización y desnazificación que Rusia desarrolla exitosamente en Ucrania. Les guste o no, hay un reconocimiento implícito del gobierno de los EE.UU. a la legitimidad del presidente Maduro.

El segundo argumento es realmente peligroso. En la Convención de Viena se establecen los parámetros para proteger a las personas en ejercicio diplomático, tanto en lo referente al trato del país receptor como de cualquiera acción que puedan realizar terceros países. EEUU, el país tiene más Enviados Especiales a nivel mundial, está diciendo que el respeto a los funcionarios diplomáticos es opcional. Un grave atentado al derecho internacional.

Una decisión política en los tribunales 

Entonces en la Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito con sede en Atlanta (Georgia), no se está decidiendo si Alex Saab es o no diplomático pues eso es potestad de los Estados que se vinculan mediante un acuerdo. Tampoco se está decidiendo si Alex Saab está bajo la protección de la inmunidad diplomática pues esta es una cualidad que automáticamente le confiere los acuerdos alcanzados en la Convención de Viena, una vez que las partes involucradas aprueben su designación.

Lo que el gobierno de los EE.UU. está decidiendo es si tiene la intención de volver al carril de la legalidad o si seguirá en su terco empeño de seguir imponiéndose como ese policía del mundo acostumbrado a violar de manera impune cuanta norma le provoque.

Lo que EEUU le hace hoy a Alex Saab, para agredir a Venezuela, irrespetando nuestra soberanía y autodeterminación, mañana se los puede hacer a cualquier otro diplomático, para atacar a su gobierno. Recuerden que EE.UU. no tiene aliados sino súbditos. Si un diplomático está en riesgo, por el irrespeto a los acuerdos internacionales que lo protegen, entonces todos los diplomáticos están en riesgo.

No confiamos en absoluto en el sistema de injusticia norteamericano, pero confiamos en la tenacidad y la sabiduría de nuestro presidente Nicolás Maduro para la resolución política del secuestro de nuestro diplomático, camarada, aliado, nuestro Agente Antibloqueo Alex Saab.

Ante estas circunstancias y ante cualquier otra dificultad actual o por venir, le decimos a todos los que nos adversan y que de alguna manera pretenden derrotar a la Revolución Bolivariana:

¡Patria o Muerte! ¡Nosotros venceremos!

¡Chávez Vive!

 

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias