Seleccionar página

Alertan sobre impacto del cambio climático sobre la Sierra Nevada en Colombia

Fuser News

27/02/2024
Alertan sobre impacto del cambio climático sobre la Sierra Nevada en Colombia
En esta montaña conviven los pueblos arhuaco, wiwa, kogui y kankuamo.

R. Vásquez

La Sierra Nevada, una mítica cordillera sobre la costa del mar Caribe, también es víctima de los efectos del cambio climático, alertan autoridades de la nación neogranadina.

Desde un inmenso árbol sagrado, los sabios indígenas reflexionan sobre el porvenir de la magestuosa montaña, cumbre del pico Simón Bolívar, con una altura de 5.775 metros sobre el nivel del mar.

Como «consecuencia de las actuaciones del hombre, esto levemente se está calentando, cada año más», indicó uno de los habitantes en lengua iku para medios internacionales.

Los récords de calor que registra Colombia derriten la nieve de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde conviven los pueblos arhuaco, wiwa, kogui y kankuamo.

Cabe destacar que la sabiduría ancestral de estos pueblos fue reconocida por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2022.

Cambio climático impacta cultivos del Sierra Nevada

En el poblado sagrado de Nabusímake, a unos 1.900 metros de altitud, el calor afecta los cultivos de subsistencia de las comunidades indígenas, que se dan bajo el frío de la montaña.

«Estamos aquí para vivir en paz, en armonía (con la tierra). Entender lo contrario lleva al calentamiento global», manifiestan los mamos, según un traductor.

«El hombre se va acabar por su propio invento, creyéndose muy inteligente», completan.

De los 14 glaciares tropicales que existían en Colombia a comienzos del siglo XX solo quedan seis, repartidos en cuatro volcanes y dos sierras nevadas incluida la de Santa Marta.

El área glaciar de la Sierra Nevada pasó de 82 kilómetros cuadrados a mediados del siglo XIX a apenas 5,3 km2 en 2022, según con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales  (IDEAM).

Primera embajadora indígena

Colombia cuenta con la primera embajadora indígena, Leonor Zalabata, del pueblo arhuaco y cuyo nombre de origen es “Guneywya”, miembro ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Zalabata, quien además es escritora y defensora de los derechos humanos, advirtió sobre los efectos del calentamiento global en el Sierra Nevada.

«El calentamiento global y la crisis climática son generalizados. Todos los glaciares perpetuos que existían en la Sierra Nevada se están acabando», señaló.

Tejen la historia

En enero, la autoridad ambiental registró una temperatura récord de 40 °C en la ciudad de Santa Marta, a orillas del mar y junto a la Sierra.

A la canícula del mediodía le siguen las heladas de la madrugada que arruinan cosechas. Los indígenas esperan que este clima de extremos se modere en marzo para sembrar frijol, col y maíz.

«Es respuesta a lo que nosotros como seres humanos le hemos dado a la madre tierra», explicó Seydin, sin soltar su hilo y aguja.

Estas preocupaciones quedan plasmadas en la bolsa que teje: «Aquí está nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. Cuando yo estoy tejiendo estoy hablando y estoy pensando en mis hijos».

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias