Seleccionar página

Alemania enfrenta serios obstáculos para volver al carbón

Fuser News

28/08/2022
Luego del anuncio de reapertura de 27 centrales a carbón hasta marzo de 2024, apenas una de ellas reabrió a plena capacidad: la de Mehrum (norte), a inicios de agosto, con una capacidad de 690 megavatios (MW).

Karen Jiménez

Alemania enfrenta serios obstáculos para volver a abrir las centrales de carbón ante la cercanía de un invierno difícil debido al efecto bumerán de las restricciones al gas ruso, pues algunas de las instalaciones llevan varios años inactivas o están completamente desarticuladas.

Una de las plantas más modernas es la de Moorburg, en el norte del país, la cual fue cerrada y parcialmente desmantelada el verano pasado luego de apenas seis años de operación, a cambio de subvenciones públicas destinadas a reducir el carbón en el sector energético alemán.

Sin embargo, la empresa Vattenfall, propietaria sueca de la central, disipó rápidamente las esperanzas: «no es concebible que la planta vuelva a abrir», declaró esta semana.

«No se vuelve a activar una planta así como así», sostuvo Gudrun Bode, portavoz de Vattenfall, señalando la «oxidación» de las instalaciones tras un año paradas, informó AFP.

 

 

Sin trabajadores

Luego del anuncio de reapertura de 27 centrales a carbón hasta marzo de 2024, apenas una de ellas reabrió a plena capacidad: la de Mehrum (norte), a inicios de agosto, con una capacidad de 690 megavatios (MW).

La industria del carbón enfrenta una grave carencia de mano de obra, y en Moorburg, «la mayor parte de quienes se fueron, encontraron empleo en otros sitios o se jubilaron», comentó Robert Wacker, director de la central.

El grupo energético RWE y la central de Jänschwalde necesitan contratar «varias centenas de puestos».

 

 

Transporte

Otra etapa de la carrera de obstáculos de Alemania para volver al carbón es el transporte, pues el bajo nivel de agua de los ríos del país por la fuerte sequía complica el transporte fluvial de mercancías, y las redes de transporte por carretera y ferrocarril están sobrecargadas.

Por ello, la central de carbón Heyden 4, perteneciente al grupo energético Uniper (reflotado por el Gobierno), volverá a operar el lunes, pero con limitaciones «debido a la insuficiente capacidad de transporte de carbón por ferrocarril hasta el lugar», indicó la empresa.

El proveedor de energía STEAG anunció la posible reactivación de dos de sus centrales, que en noviembre, pero advierte que será difícil cumplir la norma que exige reservas de carbón para 30 días de funcionamiento a plena capacidad «dada la tensa situación del transporte ferroviario».

 

Ante ello, Berlín adoptó un decreto que da prioridad a los trenes que transportan carbón por encima de los de pasajeros, una medida inédita.

La proporción de carbón en la generación eléctrica de Alemania era de 27,4% en 2021 tras una disminución constante los últimos años.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias