Seleccionar página

$400 millones: El señuelo de EE.UU. a Cabo Verde por la entrega de Alex Saab

Fuser News

18/10/2021
Estados Unidos ancló el buque Navy Cruiser San Jacinto frente a la costa de Cabo Verde.

Raymar Vásquez Cervantes

Redacción Fuser News con información del Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA) 

El 16 de octubre, el diplomático venezolano Alex Saab fue, en la práctica, secuestrado por segunda vez, primero por Cabo Verde bajo presión de Washington y ahora por Estados Unidos, en flagrante violación del derecho internacional.

Durante casi un año y medio, Saab estuvo encarcelado en la nación insular de Cabo Verde, a 400 millas de la costa noroeste de África en el Atlántico. Como explicó Bloomberg un artículo, «Saab fue detenido el 12 de junio [2020] cuando el avión privado en el que viajaba de Venezuela a Irán hizo una parada de combustible en la isla caboverdiana de Sal».
Lo que Bloomberg no menciona es que el avión de Saab se vio obligado a aterrizar en Cabo Verde porque otras dos naciones cercanas en África continental, aparentemente bajo presión de Estados Unidos, se negaron a dejarlo aterrizar.

No hay tratado de extradición y no hubo orden de Interpol

La captura de Saab se realizó sin ninguna base legal. Si bien Washington convenció a Cabo Verde de que se apoderara de Saab con el pretexto de que Estados Unidos quería extraditarlo por presuntos delitos, Estados Unidos no tiene ningún tratado de extradición con Cabo Verde. Además, mientras que las autoridades de Cabo Verde afirmaron que Saab fue detenido de conformidad con una notificación válida de Interpol, un tribunal regional de Nigeria determinó que la detención tuvo lugar antes de que se emitiera la notificación de Interpol, lo que generó grandes preocupaciones sobre la validez legal de la detención de Saab.

La ONU también exigió la suspensión de la extradición

De hecho, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao), «dictaminó explícitamente que Saab debería ser liberado porque fue detenido antes de que se emitiera la Notificación Roja». Como explica Reuters, «las decisiones de ese tribunal son definitivas y vinculantes según un protocolo de 1991».

Posteriormente, el 8 de junio de 2021, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas informó sobre la decisión de medidas preliminares que exigían la suspensión de la solicitud de extradición de Saab, quien sufre de cáncer, igualmente, ofrecerle la atención médica necesaria que había sido negada por Cabo Verde.

Recientemente, el 28 de septiembre de 2021, la Asociación de Abogados de África emitió una declaración exigiendo “la liberación inmediata e incondicional del Embajador Alex Saab, el respeto de la Corte de la Cedeao y el Estado de derecho en África por parte de Cabo Verde y todos los gobiernos e instituciones de África como países africanos, ratificando que el Colegio de Abogados seguirá exigiendo el respeto de las obligaciones de los tratados y la independencia del poder judicial en África”.

A pesar de lo anterior y de la abrumadora oposición a la extradición de Saab entre la ciudadanía de Cabo Verde, la Corte Constitucional de Cabo Verde aprobó la extradición de Saab a los Estados Unidos en septiembre de este año. En pocas palabras, Saab fue secuestrado en Cabo Verde hace casi un año y medio, y allí estuvo detenido, hasta su traslado arbitrario a Estados Unidos el 16 de octubre, a pesar de la falta de un tratado de extradición válido y de orden de arresto válida en el momento de la captura.

Si bien las acusaciones en su contra son muy controvertidas, lo que no está en duda es que Washington está detrás de su persecución. Y también está claro que Estados Unidos está interesado en Saab, no por ningún presunto delito, sino porque él puede tener la clave de la capacidad de Venezuela para navegar las mortales sanciones unilaterales ilegales de Washington.

En primer lugar, las acusaciones contra Saab implican una supuesta malversación de programas de alimentos y vivienda en Venezuela. Teniendo en cuenta que los EE.UU. bloqueó a Venezuela en un intento de, entre otras cosas, socavar la capacidad de la nación bolivariana para mantener este tipo de programas, es claramente evidente que Washington no tiene verdaderas preocupaciones acerca de alguien supuestamente aceptar sobornos de esos programas. Y, además, según las doctrinas judiciales de EE. UU., es Venezuela la que, en primera instancia, tiene derecho a tratar de enjuiciar los delitos cometidos dentro de su propia jurisdicción.

Sanciones contra Irán

Bloomberg explicó que Alex Saab se dirigía a Irán para negociar el intercambio de oro por suministros de gasolina para Venezuela. Debido al bloqueo económico de Estados Unidos, la nación bolivariana no puede obtener insumos para refinar su petróleo y convertirlo en gasolina, que se necesita para generar electricidad y transportar mercancías por todo el país. Además de la gasolina, Saab también estaba intentando negociar la compra de alimentos, medicinas y otros suministros críticos que también escasearon en Venezuela debido al bloqueo.

Como explicó Alena Douhan, relatora especial de la ONU sobre el impacto de las medidas coercitivas unilaterales en el área de los derechos humanos, el endurecimiento del bloqueo que enfrenta el país desde 2015 socava la capacidad del Estado para mantener infraestructura e implementar proyectos sociales. Hoy, Venezuela enfrenta una falta de maquinaria necesaria, repuestos, electricidad, agua, combustible, gas, alimentos y medicinas. Los activos venezolanos congelados en bancos de Estados Unidos, Reino Unido y Portugal ascienden a US $ 6 mil millones. Según se informó, la compra de bienes y los pagos por parte de empresas públicas están bloqueados o congelados.

Igualmente, se informó que las líneas eléctricas pueden funcionar a menos del 20 por ciento de su capacidad en la actualidad.

Se estima que el 90% de los hogares están conectados al sistema nacional de distribución de agua. Sin embargo, numerosos hogares informan cortes frecuentes debido a cortes de electricidad que afectan las bombas de agua y el mantenimiento de la infraestructura, y debido a la escasez de personal de mantenimiento calificado.

Parece que la propia habilidad de Alex Saab para ayudar a Venezuela a sortear estas sanciones, las que Alena Douhan señala que son ilegales según el derecho internacional, es la verdadera razón del interés de Washington para retenerlo y extraditarlo.

Como explicó el New York Times, si bien Estados Unidos presentó vagos cargos de «lavado de dinero» contra el diplomático Alex Saab, los partidarios de la línea dura en los Departamentos de Justicia y Estado, incluido Elliot Abrams, quisieron garantizar la detención continua de Saab en Cabo Verde para que no «pierdan la oportunidad de castigar” al presidente venezolano Nicolás Maduro.

De la misma manera, refirió el New York Times que “los meses de detención de Saab han despojado al presidente Nicolás Maduro de un aliado y un reparador financiero importante en un momento en que menos países están dispuestos o pueden acudir en ayuda de Venezuela”.

¿Y cómo aseguró Estados Unidos el cumplimiento de Cabo Verde en todo esto? Ha utilizado en su enfoque la metáfora del señuelo, la zanahoria y el palo, la zanahoria sería el aporte de EE.UU. para el desarrollo económico de la nación africana. En septiembre de 2020, la embajada de Estados Unidos en Cabo Verde anunció que «el gobierno de Estados Unidos invertiría $ 1.5 millones en Cabo Verde para apoyar los esfuerzos del país en mitigar la crisis económica causada por la pandemia de Covid-19». Y en junio de 2021, la embajada informó un plan para construir una nueva embajada de Estados Unidos adyacente al palacio de gobierno.

“Este año, el 4 de julio marcará un nuevo capítulo en la historia de Cabo Verde-Estados Unidos, ya que representantes de ambos países dedicarán 4.5 hectáreas de terreno adyacente al Palacio de Gobierno en Praia como el sitio para una nueva embajada de Estados Unidos. Este emocionante y esperado proyecto representa una inversión de más de $ 400 millones por parte del gobierno de los EE. UU., en la relación bilateral, de los cuales $ 100 millones se destinan directamente a la economía de Cabo Verde, beneficiando a las empresas y contratistas locales y creando decenas de empleos en la construcción”.

El palo es el despliegue de la antigua «diplomacia de las cañoneras», un término acuñado por el presidente Teddy Roosevelt. Por lo tanto, como explicó el New York Times, Estados Unidos ancló el buque Navy Cruiser San Jacinto frente a la costa de Cabo Verde para asegurarse que Saab no escapara de alguna manera. Si bien los funcionarios estadounidenses afirmaron que lo estaban haciendo en respuesta a las » amenazas » de Venezuela de tomar todas las medidas para proteger los derechos humanos de Saab, la presencia del cañonero parecía calculada tanto para asegurar que el gobierno de Cabo Verde no lo pensara dos veces y evitar algún intento de rescate por parte de Venezuela o Irán.

El caso de extradición de Saab se encuentra actualmente ante el Tribunal de Apelaciones del 11 ° Circuito, que es decidir si los EE.UU. tiene causa propia sobre la extradición del diplomático venezolano bajo la ley estadounidense e internacional. Es bastante revelador que la fiscalía estadounidense haya pospuesto dos veces la audiencia inicial en la que debía presentar pruebas y argumentos a favor de la extradición. Asimismo, pidió un tercer aplazamiento.

EE. UU. extrajo a Saab de Cabo Verde sin sanción judicial

Las autoridades estadounidenses, el 16 de octubre, en lugar de esperar a que el 11 ° Circuito decida sobre el fondo del caso, caso que seguramente perderán, secuestraron a Saab por segunda vez, llevándolo de Cabo Verde a Florida. Estados Unidos sin sanción judicial. No es casualidad que este secuestro se haya producido, además, la víspera de las elecciones presidenciales en Cabo Verde que llevaron al poder a un nuevo líder opuesto al maltrato de Saab por parte de Washington.

Alex Saab se encuentra ahora en una prisión federal en Miami. Se trató de una flagrante violación de la legislación nacional e internacional de los Estados Unidos. Además, esto tiene enormes repercusiones internacionales, entre ellas, la suspensión de las jornadas de diálogo entre el Gobierno y las oposiciones de Venezuela.

Las acciones de Estados Unidos y Cabo Verde contra Alex Saab han asestado un duro golpe al derecho internacional y a la seguridad de los diplomáticos en todo el mundo. Establece el peligroso precedente de que un individuo, y especialmente un diplomático extranjero, puede ser capturado y detenido sin orden judicial y luego «extraditado» a los Estados Unidos sin un tratado de extradición válido y sin una autorización judicial de los Estados Unidos.

Este tipo de acción socava el estado de derecho y, de hecho, establece «el imperio de la jungla» en el que países poderosos como los EE. UU. Pueden simplemente ignorar los derechos de las personas al debido proceso y a la libertad de detenciones arbitrarias para intimidar a países en desarrollo como Venezuela.

Comparte este artículo

Síguenos en Google News

Sigue a Fuser en Google News

Quiero recibir las noticias